INICIO / BLOGS - COLABORACIONES / COLABORACIONES-SAMUEL / PASTORAL EN LA DIVERSIDAD EN COLEGIOS, PARROQUÍAS, COMUNIDADES, FRATERNIDADES, ASOCIACIONES… COMO SIGNO DEL CARISMA TRINITARIO

PASTORAL EN LA DIVERSIDAD EN COLEGIOS, PARROQUÍAS, COMUNIDADES, FRATERNIDADES, ASOCIACIONES… COMO SIGNO DEL CARISMA TRINITARIO

En muchas ocasiones, he tenido la oportunidad de escuchar a grandes doctores en teología predicar y exclamar a los cuatro vientos, el descubrimiento y la revelación de la Santísima Trinidad, en un intento de simplificar ese misterio  que a veces se nos hace tan incomprensible.

Cuando nos explican el misterio de la Santísima Trinidad y nos lo presentan como la obra y actuación de Dios a lo largo de la Historia del Ser Humano, obrando y comunicándose  a través de sus tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.  Es hermoso ver como Dios se acerca a su pueblo como Padre, cuidando, enseñando, guiándolo, más adelante cómo nuestro Dios se encarna en el hombre viviendo como uno igual,  hombre que siente y padece, con las mismas inquietudes que cualquier otro ser humano, un ejemplo del Dios vivo en el que creemos. Y por último nos encontramos con el Espíritu Santo, fuente activa y dinámica que nos regala Dios para obrar en el mundo por nosotros mismos, el ánimo necesario para construir y aventurarse en este mundo actual.

Ante toda esta reflexión, se nos presenta una Trinidad fuente de riqueza, variedad de formas de actuación, de formas de pensar. Hay una gran diversidad, siendo el mismo Dios, se muestra y actúa de manera diferente pero siempre con el mismo propósito: la salvación y acompañamiento del hombre.  Y es aquí donde descubro una nueva concepción de nuestro Dios Trinidad, un Dios Diverso, un Dios presente en la diversidad y pluralidad del propio hombre.

            Es en el quehacer nuestro de cada día, en el trabajo con niños/as, adolescentes y jóvenes tanto en el ámbito escolar como en el ámbito extraescolar y parroquial, donde podemos descubrir a ese Dios Trinidad presente en la diversidad de jóvenes con los que trabajamos  e intentamos formar en los valores evangélicos que Jesús de Nazaret tanto vivenció y modeló para nosotros, actualmente personas del siglo XXI y no tan alejados de aquel mensaje del sermón de la montaña.

            Es desde esta visión y vivencia de un Dios Diverso, desde donde abogamos y defendemos la puesta en práctica de una Pastoral tanto Escolar y Juvenil que se acerque lo más posible a la diversidad de jóvenes con los que trabajamos y debemos de trabajar.

Cuando hablamos de una Pastoral en la Diversidad resaltamos un montón de ideas y principios que debemos de tener claros:

  • Una Pastoral en la Diversidad ve la diferencia como fuente de riqueza y no como dificultades o freno.
  •  Una Pastoral en la Diversidad potencia la convivencia de sus participantes, animando y potenciando los canales y lazos humanos.
  •  Una Pastoral en la Diversidad desarrolla una Educación en la Fe, testimoniando a imagen a Jesús, el acercamiento de Dios por los pobres, enfermos, marginados, etc.
  • Una Pastoral en la Diversidad busca una formación continua de sus miembros, ilusionando ante los nuevos retos y dinamizando continuamente de manera activa cada Proyecto Pastoral Juvenil tanto escolar, extraescolar y parroquial.

Podríamos seguir defendiendo la nueva concepción de Pastoral  frente a otras últimamente dadas como Pastoral en Creatividad, Pastoral como Misión Compartida, etc, pero nosotros abogamos por una Pastoral en la Diversidad porque es quizás el reflejo más claro que tenemos de ese Dios Trinidad en el que creemos.

            Es por ello necesario que no perdamos de vista aquellos años atrás en las que se fomentaba y se cultivaba esta Pastoral en la Diversidad, una pastoral que no era necesariamente ni buscada ni forzada, sino que aparecía por su propia naturaleza teniendo en cuenta la naturaleza y origen de los niños/as, adolescentes y jóvenes, además de sus circunstancias personales, culturales y económicas. Todos seguramente recordamos aquellos Campamentos de Verano en Alhaurín el Grande (Málaga) en el que convivían chavales de ambientes y barrios tan dispares como La Palma y La Palmilla en Málaga, Parque Nueva Granada y Almanjayar en Granada, Valdezorras y Polígono de San  Pablo en Sevilla con chavales de cada uno de los Colegios Trinitarios de la Provincia España – Sur.  El choque inicial de valores y de contravalores entre estos ambientes tan diferentes era espectacular, pero poco a poco por el propio dinamismo de nuestra Pastoral Pedagógica y Carismática, cada pieza se iba encajando en su lugar correspondiente, la vivencia de aquellos días era riquísima y testimoniaba la presencia de un Dios Trinidad, un Dios Diverso en personalidades y en acciones, al igual que todas las personas que se encontraban allí y nadie estaba preparado para trabajar con el perfil de chavales que teníamos, solo era necesario dos elementos: creer en lo que estábamos haciendo, en ese proyecto, y aportar el cariño que fuera posible a nuestros chicos.

            Es desde este prisma, es desde estos recuerdos y acontecimientos desde donde debemos de apostar, y hoy más que nunca, por una Pastoral en la Diversidad. Una Pastoral que reúna y congregue a sus jóvenes a convivir teniendo en cuenta que la diferencia no está solamente en el lugar de procedencia, en la forma de pronunciar o en la forma de entender un determinado valor. La  Diversidad de la que hablamos es:

  •   Niños/as, adolescentes y jóvenes encontrados a convivir teniendo en cuenta la presencia o ausencia de capacidades físicas y psíquicas.
  • Niños/as, adolescentes y jóvenes encontrados a expresar sus inquietudes y creencias religiosas desde varias opciones (creyentes, agnósticos y ateos) por una simple razón, desde la confrontación y discusión de ideas se llega al descubrimiento y crecimiento en la Fe. Nunca cerrarnos a otras segundas opiniones y sería peligroso creerse estar en posesión de la verdad absoluta. Es aquí donde debe de entrar el acompañamiento personal de cada uno de nuestros jóvenes.
  • Niños/as, adolescentes y jóvenes de diferente estatus social, enseñando que la felicidad no está únicamente en el poseer más y más, sino que se puede vivir sin grandes cosas.
  • Niños/as, adolescentes y jóvenes de diferentes espectro social y de diferentes barriadas tanto periféricas como más urbanas, rompiendo los prejuicios y dejando a un lado los estereotipos que muchas veces  nos acompañan. ¿Cuántos  jóvenes no quedan estigmatizados por su lugar de origen?
  • Niños/as, adolescentes y jóvenes con diferentes valores y contravalores, que a través de la convivencia y del moldeamiento mutuo desechan unos y siembran otros nuevos valores.

Esta es la verdadera riqueza de nuestra Pastoral Juvenil, una Pastoral tan diversa como sus personas como por sus lugares de procedencia. Debemos de apostar y potenciar este tipo de Pastoral en la Diversidad tanto en nuestras Parroquias o comunidades como en nuestros Centros Educativos, hacerla presente en nuestros encuentros juveniles y más presente todavía en los Campamentos de Verano. Hacer una mirada atrás no es nada malo, aprender del pasado, volver a las raíces, a los comienzos, aprender de aquellos primeros momentos, eso es el verdadero reto.  Las estructuras creadas son idóneas y configuran un sistema de Pastoral Pedagógica para trabajar  con  niños/as, adolescentes y jóvenes ideal, pero falta complementar y vivenciar mucho más esa Pastoral en la Diversidad. Lo que no podemos permitir es que tengamos jóvenes que se asusten por otros jóvenes que actúan, piensan y se expresan de manera diferente a la suya. Si esto nos lo permitimos, estaremos  cayendo en una homogenización de nuestras actividades pastorales y perdiendo de vista el verdadero sentido de toda acción evangelizadora.

En resumidas cuentas debemos de desarrollar una Pastora Juvenil Trinitaria que atendiendo a esta diversidad tan aparente en nuestra Orden Religiosa y Provincial busque estar en primera línea  de actuación con los jóvenes más necesitados y en riesgo. Ese es el sentir verdadero de un animador trinitario, buscar la superación y no caer en la etiquetación y ver en el problema o en la dificultad la excusa perfecta para “no poder, no querer o no saber que hacer”.

Entonces… ¿cuáles deberían de ser los retos para potenciar una Pastoral Juvenil Trinitaria en la Diversidad?… pues sencillamente los siguientes:

a)     Potenciar  y trabajar activamente en aquellos núcleos que son preferentemente  del carisma trinitario: barriadas periféricas sobre todo, y es aquí donde las Comunidades Parroquiales tienen mayor responsabilidad porque es donde se encierran la mayor riqueza de esta Diversidad Trinitaria.

b)     La formación de los animadores trinitarios debe de contemplar no un único perfil de actuación sobre jóvenes, sino conocer la variedad de perfiles que existen y formarse en las diferentes pautas de actuación y así evitaremos frases como…” no estamos preparados para atender a ….”

c)      Dar a conocer esas realidades tan diversas en los ambientes colegiales, a nuestros alumnos/as, que conozcan aunque sea de oídas que también existen, y evitar en la medida de lo posible que algunas actividades pastorales tomen más un sentido colegial, que diverso por el número de participantes.

d)     Ver otras formas de actuación en la Diversidad, no solamente acciones parroquiales o colegiales, sino que una Pastoral en la Diversidad también tiene cabida y actuación a través de asociaciones y el respaldo de fraternidades trinitarias, es una Misión Compartida, no debemos de olvidarlo.

e)     Y sobre todo, entender que no es una utopía o algo nuevo, sino algo que siempre ha estado presente  en nuestra Provincia y en la Orden, algo que nos caracteriza y propio del carisma trinitario.

Después de toda esta reflexión quiero terminar diciendo que es necesario tener en nuestra mentalidad cristiana  y en nuestra vocación trinitaria este pensamiento y realidad de fomentar una Pastoral en la Diversidad, porque sino como vamos a llegar a la práctica esa frase que el Maestro nos dijo: “Dejad que los niños/as se acerquen a mí”. Es por ello que todos estamos llamados a esta vocación por los más pequeños.

 

Samuel A. Ortiz Olmedo, LT

Licenciado en Psicopedagogía,

Profesor del Colegio Santísima Trinidad de Córdoba.

ACERCA DE admin

Laico Trinitario de la Fraternidad de Granada

7 Comentarios

  1. Estimado señor Samuel, su artículo me parece muy bueno, pero creo que está muy distante de la pastoral que se realiza en los colegios trinitarios. Las razones son abundantes:
    1.- En los colegios (por lo menos en el que peternece mi hija) se les obliga a participar en algunos actos pastorales (ejemplo: excursiones organizadas por la pastoral) amenazando de que si no va se llamará a los padres por teléfono para preguntar por que no asiste. ¿Donde esta la libertad de la que habla el lema trinitario?.
    2.- Los días de la pastoral extraescolar, según los comentarios de mi hija y del algunos de sus compañeros, son aburridisímos, la metodología siempre la misma, los temas no les interesan, los monitores no están preparados, se empieza tarde, los responsables no aparecen….. , pero hay que ir obligado, pues sino estás mal visto en el colegio. Esto me demuestra que interesa más el número que la calidad.
    3.- Las sesiones en la iglesia son aburridas, siempre la misma dinámica, los responsdables no se la preparan, y no le digo del alboroto y cachondeo que se forman en las misas de los cursos. Eso si, los nenes encantados por ir pues se cambian horas de clase por horas de cachondeo. ¿Por qué no se hacen esas sesiones en las horas de religión y no se quitan horas de otras materias?, pues para la formación de mi hija veo también importante su formación cultural (cosa que esta decayendo mucho últimamente en su colegio), pues para su vida futura si tiene un buen desarrollo cultural le ayudará a ser más feliz, pues tendrá la capacidad de ser crítica y sabrá elegir mejor lo que le conviene, y eso se lo da su preparación cultural.
    4.- ¿Por que cuando se organiza una excursión de la pastoral en autocar cuesta tanto?, pues las otras excursiones cuestan menos, y se ve la diferencia de dinero de una a otra.
    5.- ¿Que tendrá que ver San Juan de Mata con una ginkana de disfraces?, eso es de risa, eso si, sirve para tener un día más de cachondeo.
    Hay muchas más razones en que lo que usted escribe se aleja mucho de la relidad de la pastoral de los trinitarios, no valen la buenas palabras y los buenos escritos, sino lo echos, y los echos son que lo que usted escribe es una utopía en comparación con la realidad.
    Este pensamiento no es sólo mío, pues sé que muchos padres piensan lo mismo de la pastoral trinitaria. ¿Qué por que no nos quejamos en el colegio?, pues la razón es muy fácil, hemos ido a quejarnos de otras cosas y las formas en que hemos sido tratados por el Equipo Directivo es de vergüenza, con chulería y dictadura por parte de algunos de ellos, aparte de que no ha servido de nada, pues no nos han echo ni caso. Además, como verá, si se dicen estas verdades en voz alta eres de los malos.
    En fin tendremos que aguantarnos con esa pastoral muchos años ya que ustedes se creen que lo están haciendo bien, bueno aguantarnos ya poco, pues a mi hija le queda poco por terminar en el colegio. De verdad que pena, antes el colegio iba mucho mejor y no tenía tantas críticas como ahora.
    Le saluda un padre de una alumna de un colegio trinitario.

  2. El artículo de Samuel es una mirada reflexiva hacia los jóvenes excluidos o en riesgo de exclusión. Jóvenes que no son el prototipo o imagen que la sociedad quiere. Jóvenes echados a la cuneta porque son “raros”, no hablan como los demás, no hacen como los demás. Niños/as marginados en sus casas porque son el hazme reír de una sociedad obsesionada con el culto al cuerpo, el éxito, la belleza, la diversión, el hedonismo, el disfrute…ellos quizás no comparten nada de esto. Es difícil vivir en una sociedad que se cree perfecta, y donde la imperfección física o mental se paga o se quiere evitar (manipulación genética o abortos). Jóvenes con los que Samuel cada día trabaja con mucho amor y cariño dándoles respuestas tanto a ellos como a sus padres, ya sea en el colegio de Córdoba o a través del Laicado Trinitario con el Dr. Joaquín Díaz Atienza en Almería, otra persona enamorada de su vocación por estos jóvenes. Ambos han encontrado un gran apoyo en el carisma trinitario, que sin embargo,ven que puede dar mucho más de sí. La Pastoral de la Diversidad la desarrollan mirando a la Trinidad y aplicándola a las situaciones difíciles donde trabajan. La Trinidad, Diversidad en la Unidad. El enriquecimiento es mutuo en esta clase de pastoral, por una parte los propios chicos/as en riesgo se encuentran con personas fuera de sus familias que los aceptan como son y les ayudan, por otra parte chicos/as de grupos que han estado aprendiendo desde la comunión lo que es ser cristiano practican el amor al prójimo  no rechazando a sus semejantes  y siendo capaces de empatizar con ellos y ayudarles (practicar el cristianismo es muchísimo más que saberlo de memoria, es el objetivo de toda pastoral, no es el saber por saber). Samuel hace referencia a sus primeros campamentos como monitor (con pocos años y poca experiencia), pero que sin embargo lo marcará para su vida, en esos campamentos de Alahurin el Grande en Málaga se trabajaba con algunos chicos/as con riesgo de exclusión social. En resumidas cuentas en esto consiste la pastoral en vivir los valores del Reino, porque viviéndolo  es como mejor se conoce y se hace feliz a las personas. Que es lo que Dios quiere para nosotros, ¿no?
    Otra cosa son los colegios y la pastoral que se hacen en ellos. Aunque la verdad es que la razón de ser de los colegios religiosos es la pastoral, sino ¿para que los tienen la Iglesia? Si hacen lo mismo que los demás…Pastoral y colegio religioso es UNO. Todo lo que se hace en un colegio religioso es pastoral desde el que enseña matemáticas hasta el que da inglés o informática. Así mismo toda actividad programada por el equipo de pastoral se considera del colegio (debería) y no una cosa aparte. La pastoral es la razón de ser de un colegio religioso e ira impregnando el ambiente del carisma de los que lo llevan (debería), en nuestro caso el mundo de las injusticias, de las persecuciones inhumanas, de los presos, los marginados, la esclavitud injustifucada y de aquellos que quieren solo ser cristianos y son asesinados por ello, un niño/a educado con trinitarios/as y que no sepa de estos temas es un fracaso del carisma. Todo padre que elige un colegio religioso debería saber esto, puesto que la pastoral no es considerada una asignatura pero si una forma de educar en determinados valores, en este caso cristianos y con pecularidas trinitaria, así mismo la cultura que deberían de aprender los chicos y que le servirá para toda su vida será la cultura basada en una forma de vivir la vida cristiana (solidaridad, amor, servicio, entrega, compromiso, fraternidad, atención a los exluidos y marginados…esto es pastoral también). La asistencia a actividades programadas por el colegio con sabor a cristianismo se hace obligatoria puesto que es lo principal de un colegio religioso. Considero un fallo tremendo que en un colegio religioso la pastoral se vea como algo añadido o un extra de trabajo, convirtiéndose esta en algo separado o marginal. El buen funcionamiento de un colegio religioso no se mide por su prestigio, calidad, alto grado de aprobados o preparación de los docentes…sino por sus resultados a la hora de transmitir lo principal, el mensaje de Jesús de Nazaret, los valores del Reino de Dios (arriba indicados), fin de todas las instituciones de la Iglesia y de ella misma. Sino ¿para que esta la Iglesia?, ¿para encerarnos en templos, ermitas y hartarnos a encender velas?, Pienso que la Iglesia esta para dar “caña” con los valores del Reino de Dios (amor, fraternidad, solidaridad, perdón…), y se hace falta hacer una gynncana para que los niños/as entiendan esto, eso de llevarse bien, hacer juegos cooperativos, respetarse, trabajar juntos sin darse tortazos ni poner la  pierna a su semejante para ser el primero o simplemente marginarlo porque es feo o porque no es simpático o porque no tiene buena planta o porque le falta lo que “creemos” que debería tener, pienso que vale la pena.

  3. Este artículo sobre la pastoral juvenil me parece una propuesta de cambio paradigmático, una novedosa, y  radical, aproximación a este quehacer entre los jóvenes y en consonancia con lo que ellos demandan.
    – Es novedosa porque plantea de forma clara un cambio de acción y de actitud.
    – Es radical porque parte de la necesidad ineludible de aplicar sin matices el carisma trinitario con lo que posee de singular. A saber, la opción por dos aspectos claves que le son propios: la aceptación de la diversidad y su opción prioritaria por los más necesitados.
    – También nos propone un cambio de método en la medida que nos exige una cernanía mayor con los distinatarios, así como un marco de actuación en donde la aceptación – integración de todos los que por cualquier causa, o condición, se encuentran en una situación de riesgo de exclusión. De aquí su llamada a la convivencia entre todos los jóvenes sin que puedan ser excluidos por razones de inteligencia, procedencia socioeconómica ni credo.
    En definitiva, me parece un artículo que nos obliga, cuando menos, a la reflexión 

  4. Estoy totalmente de acuerdo con lo que escribe con el nombre de UN PADRE, pues todo lo que decís es pura utopia, ya que la realidad de la pastoral de los colegios no es esa, simplemente por imponerla de forma dictatorial ya deja mucho que desear, cuando los trinitarios en su lema hablan de la libertad, ¿cuál es esa libertad? ¿la que ustedes quieren imponer?, la verdadera libertad la elige cada uno y no se obliga a asisitir a eventos cuando uno no quiere.
    Ya está bien de perder muchas horas de clase en juegos, en pintar fichas, en cantar canciones…. ¿por que no se hace eso en horas de Religión?, pues no se pierde unas pocas horas, si no que son muchas al año. Esas horas que pierden también las pierden en otros conocimientos que les van a servir para saber elegir y repito, si fueran pocas no pasaba nada pero son muchas y cada vez se inventan más.

    Nota: Justamente por esa libertad, y sin hacer trampas, nosotros le publicamos su mensaje a pesar de ocultarse detrás de un e-mail falso, como también hace “un padre”. Al menos Samuel se identifica correctamente. El webmaster

  5. No veo utopia cuando existen colegios gracias a la pastoral, o mejor dicho a la religión. Todo colegio enseña valores humanos que ayudaran a los chavales en su vida y no tienen porque enmarcarse sólo en la clase de religión. Usted tiene la libertad de elegir que tipo de educación quiere que su hijo reciba, si no esta deacuerdo elija otro centro.
    De todas formas el artículo de Samuel no habla sólo de colegios, ni tampoco es una critica a lo que se debe o no de hacer. Él habla de la atención, en todos los campos,  a una clase de chicos/as más desfavorecidos. Esta claro que mientras que unos padres agradecen este tipo de educación en pastoral, porque ayuda a sus hijos positivamente, otros padres no ven la importancia de una enseñanza basada en valores para la vida que liberan. Yo si apuesto por esta educación.

  6. Que lo hagan en clase de religion y ni quiten tiempo a las demás asignaturas, pues pierden muchas horas con tanta celebración obligada y con tanto cartel para pintar. LAS PÉRDIDAS DE HORAS ES EXAGERADA.

  7. Gracias a esas "pérdidas de horas exageradas" muchos estamos aquí luchando por un mundo mejor. Sepamos donde se pierden las horas en un sistema educativo general que toca fondo constantemente, porque quizas no este en el mismo sistema sino fuera, en la mentalidad utilitarista, preocupados más en un aprendizaje cognocitivo y pragmático excesivo, que en una verdadera formación interior de las personas. En esa mentalidad utilitarista nos podemos incluir todos, porque es lo más fácil de hacer. Nadie me podra decir que pierdo el tiempo cuando hablo con los alumnos/as en los pasillos, porque quizas son en esos momentos donde me encuentro de verdad con ellos, y una simple frase aquí puede motivar más que mil en horas de clases. La pastoral busca esos momentos, ya sea en una celebración, haciendo un cartel, una salida, una dinámica… ¿se puede rescatar a un chico/a desmotivado en cualquier actividad de estas?… Sin duda alguna. Estas cosas hacen que profesores y alumnos se acerquen más y se cree buen ambiente para un mejor proceso educatico, desde dentro hacia fuera sería el proceso. Es lo que siempre ha caracterizado a los colegios religiosos, esa cercania a padres y alumnos para una mejor educación compenetrada (debería).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *