INICIO / COMUNICADOS OFICIALES / “Nunca apartar los ojos de los que claman libertad”, Comunicado del CILT

“Nunca apartar los ojos de los que claman libertad”, Comunicado del CILT

Marco A. Escobar, presidente del CILT.En primer lugar, un afectuoso saludo en nombre de los miembros del Consejo Internacional del Laicado Trinitario (CILT). En la pasada Asamblea Intertrinitaria de Ávila se procedió a la votación del nuevo CILT por parte de los delegados de nuestras Asociaciones, tal y como se había acordado en la Asamblea Internacional del Laicado Trinitario de Roma en el 2007. En Ávila salimos elegidos tres nuevos miembros y dos del anterior Consejo. Precisamente, en segundo lugar, no quisiera seguir escribiendo sin antes mencionar la labor servicial y entrega profunda del anterior CILT al proyecto del Laicado Trinitario nacido en Majadahonda en 1986 y que arraiga en la sensibilidad carismática trinitaria genuina. Muy especialmente, a la figura de Teresa Gervasi Rabitti, a la que admiro como hermana y trinitaria; sus circulares y artículos no han caído en “saco roto” en muchas personas y nos han ayudado a comprender lo que ella significa para nuestro Laicado Trinitario de hoy. Teresa, con su reflexiones y aportaciones actuales, supone un puente ineludible desde nuestras raíces pasadas, al laico trinitario de hoy día, dialogante con el mundo y al servicio de la sociedad como signo del Reino desde la espiritualidad trinitaria. Y es que, es importantísimo que los laicos trinitarios, para esto, se escuchen entre ellos, sean de donde sean, el Espíritu de Dios Trinidad no entiende ni de fronteras ni de países. Todos lamentamos en la Asamblea Electiva la negativa de Teresa a no volver a ser elegida como presidenta del CILT, seguro que hubiera salido de nuevo, pero la comprendimos. Desde aquí la animo a que siga escribiendo y regalándonos sus experiencias y reflexiones trinitarias tan necesarias en estos momentos en que necesitamos de laicos/as que den su aporte y vivencias a la luz trinitaria (al estilo Juan de Mata)El último artículo de Teresa: Herencia y expectativa de la V Asamblea Intertrinitaria, aparecido en el boletín Comunión de septiembre, reflexiona sobre el concepto de “circularidad” en la Familia Trinitaria, lectura recomendable para todos.
 
 

I. Todo comenzó por estas fechas: Navidad y San Juan de Mata.

Nos encontramos en fechas muy señaladas para nuestro ser cristiano y trinitario. No está de más felicitaros a todos por San Juan de Mata, por las Navidades, por el comienzo del año 2012 y por el día de la inspiración trinitaria en la Fiesta Santa Inés, ya bien entrado el mes de enero. Dos meses plagados de comienzos, incluida esta primera circular y la actividad del nuevo Consejo.

Nos alegramos y felicitamos por acontecimientos que, a simple vista, no lo son. ¿Se puede alegrar alguien porque un matrimonio no encuentra alojamiento? ¿Quién se felicita cuando no se le da cobijo a una mujer a punto de dar a luz? ¿Hay alegría cuando un padre y una madre ven como su hijo nace entre porquerías y rodeado de animales que apestan? ¿Quién se alegra de que maten a niños inocentes? ¿Quién puede bromear con la muerte de niños? ¿Quién se felicita cuando los primeros que visitan a un niño recién nacido son, a los ojos de la sociedad, indeseables y marginados? ¿Nos da alegría que nos visiten gente que no conocemos y los consideremos extranjeros en busca de algún mal? Y nuestra fiesta navideña culmina con persecución y exilio. ¿Verdaderamente nos felicitamos por estos acontecimientos?

Todo cambia cuando vemos que es a Dios mismo hecho niño al que le sucede todo esto. Y es que Dios entra en la historia del hombre denunciando las injusticias que hace infelices a los seres humanos, que creen vivir en una “sociedad justa”. Una sociedad que excluye y margina nunca será justa, aunque sea la más avanzada del mundo. Nuestra verdadera felicitación procede del hecho de que Dios está al lado del pobre y del indigente, y se hace tal, y no de los poderosos. Felicidades porque la última palabra la tiene Dios siempre y no el dinero, ni el poder, ni la fama. El Niño-Dios nos enseña a acoger, a ser solidarios, a no tener prejuicios, a no marginar, a compartir, a darnos, a mirar a cada uno por lo que es y, sobre todo, para nosotros trinitarios/as, nos enseña a escuchar el grito de los que sufren por motivo de las injusticias. Así lo escuchó nuestro hermano Juan de Mata, el grito de los que sufrían en las cárceles injustas por motivo de su fe. Tanto el uno como el otro, no apartaron sus ojos del sufriente, esta es la clave de una continua renovación espiritual y de vida cristiana trinitaria: nunca apartar los ojos de los que claman a Dios pidiendo libertad. Desde aquí la vida trinitaria está marcada por la fraternidad, la igualdad, la solidaridad, la sobriedad y la sencillez vivida en comunidad de cara siempre al servicio y amor de los más pobres, alejada del individualismo y el personalismo que contradice la imagen de Dios Trinidad.

Felicitémonos, porque gracias al nacimiento del Salvador, la humanidad comenzó a vivir y a comprender en Dios la verdadera Fraternidad, Justicia, Solidaridad, Amor, Verdad y Paz, que nos trae el sentido, la alegría y la felicidad de vivir. Esto es un notición: Feliz Navidad.
 
Lea todo el comunicado, aquí.
 
II. A modo de línea programativa
III.Organización interna del CILT: nombramientos.
IV.Nuestra comunión y amor, esencial en nuestro proyecto trinitario.

ACERCA DE admin

Laico Trinitario de la Fraternidad de Granada

Check Also

Felicitaciones del CILT y nuestra obra preferencial por los cristianos perseguidos y cautivos

“Nos llegan noticias de algunas aldeas cristianas arrasadas y cayendo en las prácticas de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *