INICIO / NOTICIAS GENERALES / Los niños y niñas de Bartella: Un proyecto para la esperanza y el futuro
La esperanza siempre está del lado del evangelio

Los niños y niñas de Bartella: Un proyecto para la esperanza y el futuro

Solidaridad Internacional Trinitaria se implica con esperanza e ilusión en un Proyecto de escolarización y reconstrucción en Bartella (Irak)

LA SITUACIÓN DE BARTELLA EN LA LLANURA DE NÍNIVE

Tras la liberación de la Llanura de Nínive, las familias que han vuelto quieren empezar de nuevo y continuar viviendo en paz en el corazón de estas tierras. Muchas de las familias de Nínive que siguen huidos tras la persecución del Isis confían en poder regresar, pero necesitan el estímulo de la reconstrucción de sus casas, escuelas, iglesias, centro culturales y sociales, los cuales son imprescindibles para devolverles a la gente la paz interior y poder así fortalecer las relaciones sociales necesarias para construir una sociedad cohesionada.

Bartella está a 21 km de Mosul y es un enclave cristiano fundado por los asirios en el siglo VI antes de Cristo que se convirtió al cristianismo en los inicios de nuestra era. En la actualidad  el 75% son cristianos y el 25% musulmanes chiis de la minoría étnica chabaquí. Antes de la ocupación del Isis la población era de unos 30.000 habitantes, ahora algo menos de 15.000 habitantes. La ocupación ha sido violenta y muchos de los cristianos “ajusticiados” en las famosas plazas de Mosul provenían de ciudades próximas como Bartella donde eran marcados con la también famosa letra “num”.

En la actualidad los colegios operativos en la ciudad no son suficientes a pesar de estar haciendo dos turnos. La corrupción se deja sentir en los medios públicos y tiene una grave incidencia en la red de centros de enseñanza. Así pues, hay una necesidad urgente de dar enseñanza a niños/as en este sistema masificado y corrupto que garantice una educación científica cabal y fomenten buenas relaciones en pos de una sociedad donde las personas puedan vivir en paz y armonía. 

EL PROYECTO: PONER EN MARCHA “LA ESCUELA DE LA ESPERANZA”

El proyecto consiste en poner en marcha un primer colegio de educación primaria (6-12 años), perteneciente a la parroquia católica de San Jorge en Bartella, donde esperan recibir alumnos/as de todas las religiones y grupos étnicos minoritarios de la Llanura de Nínive para consolidar los valores católicos de paz, amor y la coexistencia.

Para garantizar la aplicación de estos valores se han solicitado la ayuda de las hermanas dominicas de Irak (Solidaridad Internacional Trinitaria ya colabora con ellas en otros proyectos de la zona). Se utilizará el centro cultural de la parroquia como escuela en el curso 2018-2019. Los alumnos cubrirán la mitad de los salarios de los profesores, el mantenimiento y la electricidad, quedando la otra mitad de los salarios a la iglesia. Se tiene previsto empezar con 6 aulas (180 alumnos), a las que se añadirán más en el próximo curso académico.

Una vez terminada la escuela contará con 12 aulas (360 alumnos). Los salarios de este primer curso ascienden a 15.000 $ (12.900 €.) al mes (150.000 $ al año/ 120.000 €). Cada alumno abonará 500 $ al año (430 €), y la iglesia subvencionará la otra mitad. Se contará también con unas previsiones para quienes se encuentren en estado de extrema pobreza. El proyecto continúa con un instituto de secundaria después de montar la escuela de primaria. 

“CREO QUE LA PAZ VENDRÁ DE LAS PEQUEÑAS OBRAS”

Cientos de miles de cristianos iraquíes o sirios deambulan indigentes por Oriente Medio sin atreverse a volver a sus sitios de origen. Sus historias te hacen comprender por qué es así. Al sudoeste de Irak en la capital jordana de Ammán se encuentran 12.000 cristianos iraquíes, muchos de ellos de la zona de Mosul. Todos huyeron por las numerosas  persecuciones, primero por Al-Qaeda y luego por el ISIS hace exactamente cuatro años. Jordania les ofreció refugio pero no un porvenir, ya que no se les permiten trabajar. Allí nos encontramos a Yitzhak Bahanam, un cristiano que residía de Bartella.

En 2010, miembros de Al Qaeda lo secuestraron porque su hermano era un soldado del ejército iraquí. Fue golpeado y arrojado a un hoyo pequeño, oscuro y sucio. “Nunca saldrás de aquí con vida”, le dijeron antes de que cerraran la jaula con una puerta de hierro. No le dejaron comida ni agua. Milagrosamente, tres días después, un grupo de soldados estadounidenses y kurdos peshmerga recibieron un informe sobre él, vinieron al sitio y lo rescataron. Tres días después toda su familia huyó a Jordania.

Carlos Barbar nunca olvidará el momento en que fue salvado de la ejecución en el famoso “Valle de la Muerte” cerca de Mosul, el sitio donde el ISIS asesinaba a los ajusticiados. Uno de los terroristas del ISIS le arrancó la cruz del cuello, la arrojó al suelo y le exigió que la pisara. “Le dije, ‘Pondrás tu pie en mi cuello, pero nunca en la cruz. Tengo a mi Dios y él también es tu Dios’”, recuerda Carlos. Fue llevado a juicio ante un líder del ISIS en la región que lo sentenció a la ejecución por un pelotón de fusilamiento. Gracias a una llamada lo abandonaron en mitad del desierto con un culetazo en la cabeza, despertó en una clínica de una iglesia de Bagdad.

En Ammán los cristianos encuentran refugio tras los muros de la iglesia y van a la clínica de The Fellowship, una de las organizaciones filantrópicas más grandes de Israel que ayuda en especial a los cristianos perseguidos. “Esta es mi visión y la visión de The Fellowship: construir puentes de paz entre judíos, cristianos y musulmanes. Creo que la paz vendrá de las pequeñas obras”, dice el rabino Eckstein, miembro de esta organización israelita que trabaja en la zona con la condición de no exhibir símbolos judíos, ni utilizar kipá. “Estoy dispuesto a prescindir del honor para ayudar a estas personas”, dice.

Quizás la escuela en Bartella sea una “pequeña obra”, pero nos unimos al rabino Eckstein en pensamiento, oración y convencidos que la paz volverá gracias a la solidaridad de muchos/as en pequeñas dosis de amor y obras. Hagamos todo lo posible para que todas estas familias vuelvan a sus hogares.

DATOS DEL PROYECTO:

Aulas durante el curso 2018-19: 6; aulas durante el curso 2019-20: 12; administradores 2; profesores 15-20; empleados: 2; vigilantes 2; edificio: Centro cultural parroquia San Jorge. Coste total salario: 150.000 $ (120.000 €); Ingresos por 180 alumnos: 90.000 $ al año (77.421 €); subvención de la parroquia para cubrir diferencia: 60.000 $ al año (51.609 €).

¿Desea ayudar?

Cuenta SIT-España, Orden Stma. Trinidad

Banco Popular: ES85 0075 0010 08 0703873352

BBVA: ES66 0182 1344 96 0200019370

 

ACERCA DE admin

Laico Trinitario de la Fraternidad de Granada

Check Also

Decenas de actos solidarios recordaron la lucha contra la esclavitud infantil

16 de ABRIL DÍA MUNDIAL contra la ESCLAVITUD INFANTIL. En el décimo cuarto aniversario del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *