INICIO / RINCÓN DEL PERSEGUIDO / China practica la peor persecución religiosa del mundo, con una veintena de obispos arrestados

China practica la peor persecución religiosa del mundo, con una veintena de obispos arrestados

Hay siete obispos encarcelados, además de veinte sacerdotes y tres seminaristas. De algunos de ellos no se sabe siquiera si están vivos o muertos.   

Cuando en un país no se sabe si numerosos obispos encarcelados están vivos o muertos, y cuando los obispos fieles al Papa pasan casi toda su vida en prisión o arresto domiciliario, Occidente no puede aceptar el chantaje de silencio por miedo a perder negocios en China. A estas alturas de integración internacional ya no es aceptable que Pekín ordene obispos a dos sacerdotes marioneta para ponerlos al frente de diócesis católicas. 

Como respuesta, Benedicto XVI manifestó el jueves su «profundo disgusto». El Vaticano denunció esa «grave violación de la libertad religiosa», advirtiendo que «ahora considera necesario dar voz al sufrimiento de la comunidad católica en China», que sufre la persecución más cruel desde la de Stalin contra la iglesia católica de Ucrania. En un intento de flexibilizar su estrategia, Pekín permitirá que sea ordenado hoy en Shenyang un obispo «patriótico» que cuenta con la autorización del Papa. 

Los desaparecidos 

Los datos son escalofriantes. Mientras el presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao van por el mundo pregonando su «progreso social», los católicos de la diócesis de Baoding no saben si el obispo Zu Shimin, encarcelado en 1997, está vivo o muerto. No saben a qué prisión fue enviado, ni han tenido ninguna noticia de él en los últimos ocho años. Lo mismo sucede con An Shuxin, obispo auxiliar de Baoding, arrestado en 1996, a quien sólo se ha visto una vez desde entonces. Ni su familia ni los fieles de la diócesis saben si continúa vivo o ha muerto en la cárcel, como le sucedió el pasado mes de enero al obispo de Yantai, Gao Kexian.

La persecución religiosa del Gobierno chino es general: contra los cristianos católicos y protestantes, los budistas tibetanos, los musulmanes, Falun Gong y todas las religiones que no acepten el nombramiento de sus líderes por el partido comunista. Y se ha recrudecido en los últimos dos años de «apertura» a Occidente, con centenares de fieles muertos bajo torturas y decenas de miles enviados a la cárcel o campos de trabajos forzados. 

Por lo que respecta a los católicos -unos cinco millones en la Iglesia «patriótica» y unos ocho en la «clandestina»-, las víctimas de la persecución tienen nombres y apellidos, empezando por los 46 obispos «clandestinos», que han pasado toda su vida en la cárcel, en campos de trabajo, en arresto domiciliario o bajo estrecha vigilancia. 

Entre los 7 obispos encarcelados en la actualidad hay octogenarios como el de Xiwanzi, Yao Liang, y enfermos graves como el de Wenzhou, Lin Xili. Entre los diez prelados bajo arresto domiciliario hay un paralítico, Liu Guandong, obispo de Yisian, y uno desterrado en una montaña: el obispo de Tianjin, Li Side. 

En esos momentos están en la cárcel al menos 20 sacerdotes y tres seminaristas, mientras que otros muchos se encuentran en campos de «reeducación por el trabajo», los temibles «laogai» a donde cualquier comisario de policía puede enviar una persona sin necesidad de juicio hasta un máximo de cuatro años. Si al regreso no le considera suficientemente «reeducado», lo vuelve a enviar por otros dos o tres, con la misma absoluta arbitrariedad. En los «laogai», que ahora son sobre todo fábricas, viven encerrados millares de catequistas y decenas de millares de fieles. 

Los datos numéricos proceden sobre todo de la Fundación Cardenal Kung (www.cardinalkungfoundation.org), con base en Estados Unidos, del Centro de Estudios del Espíritu Santo en Hong Kong, y de la agencia de noticias vaticana «AsiaNews», con sede en Roma, pero son inferiores a la realidad por el clima de amenazas contra quienes comuniquen con el exterior. 

El intento de aplastar la religión católica, iniciado por Mao poco después de la victoria del comunismo pretende decapitar la jerarquía encarcelando a los obispos fieles al Papa y nombrando otros nuevos, seleccionados por el Partido Comunista Chino y fieles sólo al Gobierno de Pekín en la llamada Asociación Católica Patriótica, una de tantas organizaciones de fachada típicas de los países comunistas. 

Las dos Iglesias 

Para infinita sorpresa de Pekín, sus obispos títere terminan sintiéndose verdaderos sucesores de los Apóstoles, y el 80% han pedido y obtenido la comunión con el Papa. Por eso la policía vigila y bloquea también a los obispos de la Iglesia «patriótica», aunque sin el ensañamiento que desata contra la Iglesia «clandestina». Entre los prelados de ambas Iglesias y entre los fieles crece en los últimos años un clima de simpatía y unidad después de largas décadas de desprecio mutuo. 

Buena parte de las 138 diócesis de China carecen de obispo, pues hay sólo 120 prelados -con una edad media de 74 años- de los que 74 forman parte de la Iglesia «patriótica» y disponen de catedrales e iglesias abiertas, mientras que los otros 46 dirigen la Iglesia «clandestina», oficiando la liturgia en casas e iglesias improvisadas cuando es posible. Con ellos colaboran 1.740 sacerdotes oficiales y 1.000 clandestinos, además de 3.500 religiosas oficiales y otras 1.700 en la clandestinidad. 

La experiencia de vivir con riesgo de cárcel o tortura por hablar de Jesucristo no se limita a China. La lista negra de los países más crueles en su persecución religiosa incluye a Vietnam y Corea del Norte, seguidos de Indonesia y Pakistán. El fundamentalismo que Arabia Saudita practica mediante un cuerpo de «policía religiosa», que reprime la mínima actividad de culto fuera de embajadas o casas privadas, no es el único daño del wahabismo pues Arabia Saudita financia predicadores fundamentalistas que siembran la violencia contra los cristianos en muchos lugares del mundo. En África, las mayores tragedias tienen lugar en Sudan y en Nigeria, mientras que en América los peores países son Cuba y Colombia. 

Joaquín Díaz Atienza, LT

Esta noticia apareció en ABC hace dos años y medio. Sin embargo, la situación de los cristianos en China sigue exactamente igual. Ha llegado el momento de que los cristianos defendamos, no sólo nuestra libertad para el apostolado en cualquier país del mundo y en igualdad de condiciones que cualquier otra creencia religiosa, sino tanbién que, en esa defensa, utilicemos cualquier instrumento legítimo para denunciarlos publicamente, y presionar los gobiernos responsables para que estos atentados a los derechos básicos del hombre no se den.

De otra parte, esta defensa es el núcleo originario de nuestro carisma. San Juan de Mata se compromete a liberar a los cautivos por su fe, o que la ponga en peligro. ESTE FUNDAMENTO DE NUESTRO CARISMA LO OLVIDAMOS CON FRECUENCIA YA QUE HACERLO NUESTRO CON TODAS SUS CONSECUENCIAS NOS COMPROMENTE A ENFRENTARNOS, AUNQUE SEA PACÍFICAMENTE, A LOS PODEROSOS DE LA TIERRA.

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

sec

NIGERIA: al borde del estado fallido

Obténgalo en .PDF El gobierno de Muhammadu Buhari no toma las medidas necesarias para atajar …

Un comentario

  1. Edna Carina Vargas

     
    Hola
    Doy gracias a Dios que hay personas que se dedican a publicar sitios como este para dar a conocer lo que sucede en la cristiandad de estos tiempos… Dios los bendiga
     
    y fortalezca a todos aquellos que son perseguidos y que no niegan de su fe… sino todo lo contrario luchan por mantenerse fieles a la Gracia de Dios que a sido derramada sobre ellos… son de America y aqui los catolicos son perseguidos de otra manera… por los abusos por parte de sacerdotes y la forma en la que viven..
    En fin que nos esta pidiendo el Señor?
     
    Unidos en Oracion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  LAICADO TRINITARIO.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad