INICIO / COMUNICADOS OFICIALES / “La persecución de los cristianos no puede quedarse en noticias sensacionalistas para los trinitarios”

“La persecución de los cristianos no puede quedarse en noticias sensacionalistas para los trinitarios”

Mensaje del Ministro General a la Familia Trinitaria-Navidad 2010

La proximidad de las fiestas de nuestro Fundador y de la Navidad me anima a escribiros unas líneas y desearos una celebración llena de alegría y sentido. Desde el nacimiento de Nuestro Señor todas las generaciones han visto cómo han surgido hombres y mujeres extraordinarios que han hecho de la presencia de Cristo una experiencia real en sus vidas y en las de sus sociedades. San Juan de Mata fue uno de ellos en los siglos XII y XIII. Hizo de Cristo una prioridad en su vida, y en su esfuerzo por cumplir la voluntad de Dios sólo tuvo sitio para los intereses de Cristo. El Papa Inocencio III otorgó una aprobación clara y firme de la Regla de San Juan de Mata tras asegurarse de que Juan buscaba el Reino de Dios en lugar de su propio beneficio personal, "[ … ] resulta evidente que buscas el interés de Cristo más que el tuyo propio". ¡Queridos hermanos y hermanas, al aproximarse rápidamente el VIII Centenario de la muerte de nuestro Fundador San Juan de Mata, y el IV Centenario de la muerte del Reformador, San Juan Bautista de la Concepción, haced que la fiesta del Fundador de éste y de los próximos años sea especialmente significativa para todos nosotros!

En la espera de los grandes centenarios de 2013, permitidme que os anuncie con gran alegría la fecha de este hito en la historia de nuestra familia: El Año Jubilar comenzará el 17 de diciembre de 2012 y concluirá el 14 de febrero de 2014. El Consejo General ha aprobado estas fechas de manera oficial. Mientras se discuten los detalles de la preparación del año del Centenario, anotemos las fechas en nuestras mentes y marquémoslas en los calendarios. Que el recuerdo agradecido de la generosidad de San Juan de Mata, que se entregó completamente a sí mismo y todas sus posesiones a la persona y al proyecto de Cristo, libere nuestros corazones y nuestras vidas de todo aquello que impide que la presencia y la acción de Cristo sean una realidad para nosotros.

"Le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada" (Lc 2, 7).

(Vino a los s'90s, Y los suyos no le recibieron" (Jn 1, 11). Hacer sitio a Cristo en nuestras vidas, en nuestras comunidades y en nuestros proyectos es la mejor preparación para la Navidad. Hoy el mundo tiene una necesidad grande y urgente de Dios y de su liberación. Sólo es posible sanar las vidas destrozadas con la presencia viva de la Palabra Encarnada. Cada vez que me reúno con diferentes grupos del pueblo de Dios en los que están presentes y activos los miembros de la Familia Trinitaria, soy consciente de esta necesidad. La -gente tiene-hambre y-sed de Dios y de su don de libertad-y salvación. Son muchos los que sufren de múltiples maneras, y muchos los que experimentan diferentes formas de cautividad.

En esta ocasión no quiero olvidar la terrible masacre de 45 cristianos, entre ellos dos jóvenes sacerdotes, ocurrida en Bagdad (Irak), el 31 de octubre del presente año. Un tercer sacerdote, que resultó gravemente herido, murió unos días después. Durante los últimos siete años, los cristianos iraquíes han sido objetivo de constantes oleadas de ataques en Iglesias, negocios y en sus propias personas. Como resultado de todo ello, más de la mitad de los cristianos iraquíes han abandonado el país, miles de ellos han sido asesinados y muchos monasterios han sido bombardeados. Las diferentes escenas de la persecución de los cristianos en todo el mundo no pueden quedarse en noticias sensacionalistas para nosotros los trinitarios. En lugar de ello, debemos compartir los sufrimientos de Cristo siendo solidarios en la oración y en la acción con la humanidad sufriente, de manera particular con aquellos que sufren a causa de su fe en Cristo. Debemos ser conscientes de esta situación y hacer el esfuerzo necesario para compartir estas noticias con nuestros hermanos cristianos, promoviendo la oración y la penitencia en apoyo de aquellos que están sometidos a tan terrible sufrimiento. Hagamos que nuestra organización del SIT sea más activa en el servicio a esta importante causa, tanto a nivel internacional como regional.

Sólo quien ama personalmente a Cristo y se compromete con él podrá acogerle en su vida. Esto me recuerda que durante este año varios hermanos y hermanas de nuestra familia han vuelto al padre celestial. Fueron fieles a su vocación y sirvieron a nuestra familia con generosidad. Entre ellos quiero recordar al P. Ignacio Vizcargüénaga, que sirvió a la Familia Trinitaria de modo excepcional durante muchos años. Además de ser Ministro Provincial de su Provincia y Ministro General de la Orden, trató sin descanso de ayudarnos a descubrir las fuentes del carisma de la Orden y encabezó la revisión de nuestras Constituciones tras el Concilio Vaticano II. El P. Ignacio dejó a un lado sus intereses personales para completar la difícil tarea que le encomendaron mi predecesor, el P. José Hernández, y el anterior Ministro Provincial, el P. Daniel García. Terminó de escribir el libro de la historia de la Orden desde los tiempos de la Restauración hasta el último Capítulo General en 2007. En mi visita pastoral del año pasado a su comunidad me confesó que le estaba resultando difícil completar dicha tarea debido a su avanzada edad y su delicada salud. Sin embargo, con gran amor a la Orden y por espíritu de obediencia, concluyó el trabajo unos meses antes de su muerte. ¡Que valiente hijo de San Juan de Mata! Para el P. Ignacio, el interés de Cristo y el bien de la Orden eran fundamentales en todas sus tareas. Él hizo sitio a Cristo en su vida, y estoy seguro de que Cristo ha hecho sitio para él en la casa del Padre.

Pero volvamos al evangelio, donde la Palabra Encarnada continúa dirigiéndose a nuestros corazones y revelando su inmenso amor por cada uno de nosotros. Sólo un corazón y una mente libres de preocupaciones egoístas y afectos mundanos podrán sentir las vibraciones del corazón de Cristo que nos llama. Con un esfuerzo grande y perseverante, dejemos sitio en nuestros corazones y nuestras vidas a Cristo y a su mensaje. La sociedad en que vivimos continúa bombardeándonos con distracciones y el atractivo de beneficios y realización personales, que con frecuencia nos impiden dejar sitio a Cristo. Hermanos y hermanas de la Familia Trinitaria, recordad que hoy existe el peligro de ver nuestras vidas consagradas como un refugio en el que cobijarnos, en lugar de vividas como fuentes cuyas aguas deben derramarse para satisfacer la sed del pueblo de Dios. Nuestra vida y actividades deben brotar de Dios, y sólo entonces nuestro ministerio guiará hasta Dios a los que sufren y están necesitados, pues sólo Él es la fuente de la salud y la salvación. Dejemos sitio a Cristo y a nuestros hermanos y hermanas y seremos mediadores de su persona y de su mensaje en el mundo en que vivimos. A veces, los intereses personales interfieren en nuestra comunión con Dios y con la comunidad. Olvidando nuestra propia comodidad y nuestros intereses dejamos a Cristo entrar en nuestras vidas y, a cambio, obtenemos un fácil acceso al corazón de Cristo.

¡Que las próximas fiestas del Patriarca de la Familia Trinitaria y de la Navidad os llenen a cada uno de vosotros de una gran alegría y paz! ¡Que cada uno de nosotros, nuestras familias y nuestras comunidades hagamos más sitio a Cristo! ¡Que el "interés de Cristo" y el bien común nos ayuden a cada. uno de nosotros a olvidar los intereses y deseos personales que interfieren en la comunión y el servicio! ¡Feliz Fiesta de San Juan de Mata y Feliz Navidad a todos!

P. José Narlaly

Ministro General de la Orden Trinitaria

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

Asesinatos de sacerdotes, religiosos y laicos en 2020

Obténgalo en .PDF La Agencia Fides publica un informe con la relación de muertes violentas …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a LAICADO TRINITARIO que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad