INICIO / RINCÓN DEL PERSEGUIDO / La pascua de resurrección es la fiesta de la redención

La pascua de resurrección es la fiesta de la redención

“Madagascar, en ti vi el rostro y los ojos de Dios”

“Alegraos”… ”No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán”.  (Mateo 28, 9. 10)

Noche grata… gloriosa… Santa.

Es la noche de las noches. Noche de vigilia, de quedarse en vela asombrados, fascinados, atraídos… por el fuego del Reino que ya parecía centellear. Y cuando aun estaba oscuro,  el lucero de los luceros ha anticipado el amanecer con su propia luz. Esa luz esplendorosa ha arrollado la tiniebla y disipado la oscuridad“No sale tan hermoso el lucero de la mañana…” nos dice fray Luis de Granada.

“¡Alegraos!”, es la noche de la alegría y del regocijo. Es la noche de la Palabra. ¡Cristo vive! no tengáis miedo”. Cristo vive para siempre y no cesa de regalarnos su luz para desterrar de nosotros la tristeza y el abatimiento y convertirlo en alegría. Cristo Resucitado nos ha liberado y se hace regalo, el mejor de los regalos, nos da su cuerpo glorioso en la Eucaristía. Cristo vivo se hace uno con cada uno de nosotros y colma de alegría nuestro corazón. Él es la alegría perfecta.

La Pascua de Resurrección es la fiesta de la Redención. Es la fiesta de la alegría en la que día a día, cada mañana, Jesús se acerca y nos susurra: “¡Alegraos!” que no estáis solos; “¡Qué yo os traigo una alegría que nadie os podrá quitar!” (Jn 16, 22).

Dejémonos encontrar por Cristo Resucitado para que nos colme con su alegría, porque la alegría verdadera no depende del bienestar material, se va construyendo poco a poco cuando no nos dejamos dominar por el ansia  de posesión, por el  dinero, la fama… sino cuando tenemos una experiencia firme de su resurrección, en ese saber que Dios te ama y ese saber repartirlo a los demás. Ésta alegría es caridad.

La  alegría es la mejor muestra de caridad. Es a lo que estamos llamados desde la Caja de Redención, llevar el espíritu de la tertia-pars de forma alegre y positiva. Fijarnos en Jesús, en su infinita alegría interior, en su inmensa caridad: como tocaba con su mano al marginado, como acogía con ternura a los más abandonados, como se ponía al lado del pobre y del indefenso…. Si queremos progresar en nuestro estilo de vida caritativo-redentora necesitamos vivir las virtudes de la generosidad, el espíritu de servicio, la bondad… íntimamente unidas a la alegría de Jesús.

A Dios Trinidad le agrada mucho vernos felices y contentos, siendo sembradores de la paz y alegría que Jesús nos ha traído. Es la mejor muestra de amor.

Dice san Agustín: “El júbilo es un sonido que indica que el corazón da a luz lo que no puede decir”. Quiero compartir con todos mi júbilo por la experiencia de amor que con tanto entusiasmo Miguel Ángel Chamorro, Maricel y Beatriz, voluntarios del laicado trinitario, han vivido al lado de los presos de Antsirabé en Madagascar.

Por el mes de octubre del pasado año partieron a tierras africanas. Tenían una labor que cumplir, llevar a cabo el proyecto que previamente había sido presentado a la Caja de Redención y aprobado en asamblea: Rehabilitar un barracón de un  módulo de mujeres en la cárcel de Antsirabé.

Pero Miguel Ángel y Maricel no marcharon solos, alrededor de ellos se había formado una pequeña familia. Quedé admirada cuando me informaron que al proyecto se habían unido un grupo de internos e internas de la cárcel de Alaurín de la Torre (Málaga) que tras descubrir la realidad de las cárceles de Madagascar por unas fotos, les bastó poco tiempo para ponerse al lado del que corre la misma suerte que ellos, encontrarse con su dolor y compartirlo. Así de una manera hermosa y, me atrevería a decir, providencial, las oraciones y donativos de la Caja de Redención del laicado trinitario se unieron a las oraciones y donativos cada uno de los internos pudo dar. Estremece pensar que no daban de lo que sobra, sino de lo que no tienen. Lo dieron todo ¡qué testimonio! Así, hicieron una pancarta, les escribieron cartas con palabras de aliento y les mandaron regalos hechos por ellos. Entre los obsequios corazones, muchos corazones realizados en madera; quien mejor que ellos, que saben lo que ser pobre e indefenso, para saber que lo esencial es amar. Ellos saben que en el corazón es donde le gusta estar a Jesús. Las internas bordaron un cuadro hecho de hilo con esta inscripción: “Málaga, Madagascar. Unidos por la libertad”. Se dieron del todo, se acercaron al Amor y consiguieron lo más importante, que entre los presos y presas de Antsirabé todo fuera esperanza, alegría y paz.

Ya allí, los mismos presos restauraron su iglesia y rehabilitaron la cárcel. Hubo trabajo, mucho trabajo, y lo bueno es que fue remunerado. Se repartió comida y ropa; hubo mensajes de ánimo y cordialidad, intercambio de  vivencias y regalos. Se desplegaron las pancartas: “Málaga por Madagascar” – “Madagascar, Alaurín gracias”. Y hubo danzas, oraciones, fiesta y alegría.

Cristo está con ellos. Supieron poner en el centro de su corazón el Tú de otros y descubrir  lo que es el amor. Dijeron no a las tinieblas, no a la noche. Con su ejemplo gritaron que ¡CRISTO VIVE! y que la última palabra la tiene la VIDA. Se alejaron del desánimo y dijeron un gran si a la esperanza. De esta manera la Justicia se alzó sobre lo injusto.

Dos frases quedaron escritas en la pared de la iglesia: “Madagascar, en ti vi el rostro y los ojos de Dios” y “El que ama al hombre ama a Dios”. Mensaje que Miguel Ángel y Maricel desean que cada malgache que lo lea se le quede grabado en la mente y en el corazón para que no decaigan en la voluntad de luchar, en el coraje para abrazar la vida y en la conciencia de que no hay que rendirse. Porque Jesucristo Resucitado está con nosotros.

Esta pequeña familia formada por unos voluntarios, un puñado de presos y el laicado trinitario quiere deciros que la vida es mucho más que esta vida. Nos espera un Padre y nuestro futuro es una fraternidad feliz y liberada.

¿Por qué no pararnos hoy ante las palabras del Resucitado “he abierto ante ti una puerta que nadie puede cerrar” (Ap 3, 8) y dejarnos contagiar por la alegría de Cristo Resucitado?

Inmaculada Rodríguez

Vicepresidenta Laicado Trinitario España-sur

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

sec

NIGERIA: al borde del estado fallido

Obténgalo en .PDF El gobierno de Muhammadu Buhari no toma las medidas necesarias para atajar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a LAICADO TRINITARIO que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad