INICIO / VIDAS CONTADAS / SANTA INÉS, CRISTIANA PERSEGUIDA Y CAUTIVA EN UN PROSTÍBULO, PATRONA TRINITARIA

SANTA INÉS, CRISTIANA PERSEGUIDA Y CAUTIVA EN UN PROSTÍBULO, PATRONA TRINITARIA

La figura de Santa Inés pasó a la historia de la Iglesia venerada más por haber conservado su virginidad que por la valentía, el tesón, la fuerza y el coraje de una niña de 13 años para desafiar a todo un Imperio Romano.

 Marco A. Escobar, L.T. Seguro que nos quedamos sorprendidos al leer el título de este artículo. En nuestra querida Iglesia Católica tendemos a “dulcificar” y “mitificar” con santas y venerables proezas a los cristianos que han dado testimonio y han sido martirizados por su fe. Parece que los azucaramos para que no nos agrie la vida. Tanto es así esta corriente “mitificadora” de nuestra Iglesia, a la cabeza la religiosidad popular, que el santo o la santa pasan a ser un adorno estético más del templo dotados de “superpoderes sanadores” que el ejemplarizante mensaje evangélico radical de amor y entrega que nos trasmite sus vidas, que nos ayuda a ver la acción de Dios en la historia por medio de las personas. Algo así como quedarnos con la cascara de la pipa y tirar lo que verdaderamente alimenta y esta bueno. Una de estas santas mitificadas y suavizadas es la patrona de la Orden Trinitaria: Santa Inés. Patrona también en la Iglesia Católica de los jóvenes adolescentes. Nada es casualidad en los orígenes de la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos, por lo siguiente: Santa Inés fue hija de un matrimonio patricio (nobleza) de Roma en el siglo III de nuestra era cristiana. Por esta época se estaba produciendo una de las mayores persecuciones contra los cristianos de la antigüedad: la persecución del emperador Diocleciano. Inés fue víctima de esta sangrienta persecución, esta persecución sólo es comparable a la sufrida por los cristianos en el pasado siglo XX. Todo empezó por sus padres, patricios acomodados de la nobleza romana, que  solían entregar a sus hijas en matrimonio a importantes miembros de la sociedad romana. El hijo del precepto de Roma se había fijado en Inés para casarse con ella. Inés se negó y este la acusó de “convicta” y “rebelde” cristiana a las autoridades. La juzgaron y condenaron a pasar sus días presa en un prostíbulo romano, desde entonces sus compañeras pasaron a ser prostitutas.  

Según se cuenta, allí nadie se atrevió a tocar a la chica de 13 años y hasta fue bien mirada por su carácter. Más tarde fue condenada a muerte por decapitación al no renegar de su fe. Lo curioso es que la figura de Santa Inés pasó a la historia de la Iglesia siendo venerada más por haber conservado su virginidad que por la valentía, el tesón, la fuerza y el coraje de una niña de 13 años para desafiar a todo un Imperio Romano con sus leyes, su refinada cultura, costumbres y todo eso que ahora cuenta de los “buenos” romanos. Por desgracia, su rebeldía ante la imposición para renegar de su fe se quedo en un segundo plano y hoy es presentada como ejemplo de pureza ante los jóvenes, incluso nosotros hoy la presentamos así.  

Sin embargo, la Familia Trinitaria no sólo rescata a cristianos cautivos, sino también la figura de una adolescente cristiana sometida a una brutal persecución y situación de tormento físico y psíquico que hizo poner su fe al límite sin renegar de ella por no reconocer al emperador romano como su señor, sino a Cristo único Señor y Maestro. Lo perdió todo en la vida, por Aquel que es la Vida. En definitiva ella no reconoció el orden político establecido y aceptado por todos, que era la de adorar al emperador como un ser divino. Lo único que les quedaba a los poderosos, a los políticos de su época, a los que no podían dominarla ni verla por la gran afrenta hecha a su cultura y costumbres, era matarla. La vida de Santa Inés fue muy valorada por trinitarios que se jugaban la vida constantemente en las cárceles y por los cautivos cristianos, la figura de Inés era y es un ejemplo de perseverancia ante tanta situación inhumana y despiadada que ponían y ponen al límite la fe de los cristianos abandonados, algunos hasta el extremo de negar sus convicciones  para salir de tales tormentos. Juan de Mata, fundador de la Orden, tuvo la visión de su proyecto en la octava de Santa Inés. En plena eucaristía vio claramente como Jesús, centro de la vida del cristiano, rompía las cadenas de los cautivos. Actual sello y signo de la Familia Trinitaria. Juan de Mata fue el primero en tener esta experiencia carismática, en ver, y el resultado son estos más de 800 años de existencia liberando a muchas “Inés”, que pasó a ser su indudable patrona. 

En la regla de Juan de Mata su mayor preocupación es que los cristianos sometidos al calvario de la indignidad de la cárcel no renegaran de su fe. La Patrona de la Orden Trinitaria es un ejemplo de no adjurar de la fe ante nada ni nadie, y menos en situaciones difíciles de la vida. Santa Inés es un testimonio de entereza, de aguante, de saber quién es el Señor de la Vida, de caer rendida ante su providencia y “sus pies”, de dejarse llevar únicamente por Él, sólo por Él en momentos de la vida donde parece que nada tiene solución. Porque la fe nos hace libres en este mundo ante todos y nos da la nueva VIDA, LA QUE NACE DE CRISTO, de su mensaje del Reino y la de su Espíritu de Amor, esperanza para todos los que están desesperados, no de los satisfechos y prepotentes, la fe es el gran regalo de Dios y en palabras de Benedicto XVI “la libertad religiosa es el primer Derecho” y para nosotros trinitarios, luchar por la libertad en personas que la necesitan POR JUSTICIA Y DERECHOS HUMANOS, es una prioridad carismática y esencial.

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

TRINITARIOS CAUTIVOS Y MÁRTIRES EN ARGEL, LA LEYENDA

Obténgalo en .PDF Los argelinos, cristianos y musulmanes, acudieron en masa a sus funerales. La vida …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  LAICADO TRINITARIO.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad