INICIO / LAICOS EN LA IGLESIA / Los Laicos en la Familia Trinitaria: “Pasar de las palabras a los hechos”

Los Laicos en la Familia Trinitaria: “Pasar de las palabras a los hechos”

Los laicos, tanto hombres como mujeres, no debemos ser considerados meros colaboradores y a veces “mano de obra”. En muchas de las comunidades cristianas son los laicos, hombres y mujeres quienes llevan adelante la vida práctica de la comunidad.

 MigueMi

Miguel Rosique, LT, Madrid. Frecuentemente, “repetimos ” conceptos, análisis y proyectos para afrontar el futuro que la sociedad actual nos está planteando a la Familia Trinitaria y en particular sobre el papel que los laicos debemos desempeñar dentro de ella. Al respecto, considero de gran valor el mensaje que los miembros del COPEFAT han dirigido a la Familia Trinitaria, tras la V Asamblea Intertrinitaria celebrada en Ávila.

Reflexionando sobre algunos de los retos que en el futuro se le presentan a la Familia Trinitaria y de forma particular al Laicado Trinitario, permitidme desear que no queden nuestras ideas sólo en palabras y documentos. Tenemos que pasar a los hechos. Como poner en marcha las recomendaciones que contiene el citado mensaje del COPEFAT, para afrontar los desafíos que a los trinitarios y trinitarias se nos presentan en el mundo actual y futuro. Como segundo reto, estimamos que los laicos, tanto hombres como mujeres, no debemos ser considerados meros colaboradores y a veces “mano de obra”. En muchas de las comunidades cristianas son los laicos, hombres y mujeres quienes llevan adelante la vida práctica de la comunidad.

Por tanto, tanto laicos como laicas, deberíamos ser incorporados, sin reservas, en la toma de decisiones y en las estructuras de la Familia Trinitaria en sus diferentes niveles organizativos y sensibilidades espirituales. Por nuestra parte, los laicos debemos comprometernos seriamente con el Carisma, saber asumir, como Juan de Mata, el Espíritu Redentor de Cristo, y no ser meros portadores de emblemas e insignias. Pues si no somos capaces de convertir nuestros corazones en simbólicas Cajas de la Redención, perderíamos el derecho a proclamarnos fieles seguidores de nuestro Padre Juan.

El lamentable hecho de la falta de vocaciones a la vida consagrada hace que el futuro de la Iglesia y de sus instituciones pase inevitablemente por la incorporación de los laicos, a la tarea activa de difusión del Evangelio. En nuestro caso particular, el Evangelio de la persecución, del cautiverio y de la opresión.

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

Las alegrías y el esplendor del Resucitado

Obténgalo en .PDF "Cristo victorioso y Resucitado es la consolación de los últimos, de los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  LAICADO TRINITARIO.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad