INICIO / COMUNICADOS OFICIALES / Felicitación y Mensaje del Consejo Internacional del Laicado Trinitario

Felicitación y Mensaje del Consejo Internacional del Laicado Trinitario

“En la Casa de la Trinidad, junto a religiosos y religiosas, los laicos trinitarios comprometidos nos percatamos de una mayor aceptación y apertura en nuestras diferentes modalidades y matices carismáticos dentro del conjunto Familia Trinitaria”

 Marco A. Escobar, Presidente del CILT. Como es tradicional por estas fechas escribimos a todos aquellos que directa o indirectamente están implicados en el Laicado Trinitario, es decir, a toda la Familia Trinitaria. No podemos olvidar el compromiso común de toda la Familia Trinitaria para con los laicos que se encuentran en las instituciones de nuestra Familia, según sus orientaciones y matices carismáticos, todos en un mismo Proyecto Liberador. En vísperas de las fiestas Navideñas os deseamos a todos un tiempo de alegría en la esperanza de que Dios sigue actuando en nuestro mundo con más fuerza que nunca. Siempre desde los más humildes, sencillos y marginados de nuestra sociedad. Sería un error que estas fiestas pasasen como algo placentero y entrañable, y no como un cuestionamiento de nuestras esencias como seguidores de Jesús encarnado en los más necesitados. Un tiempo que nos recuerda junto a quienes tenemos que estar sin dudarlo: junto a los que transitan por este mundo buscando una vida mejor o huyendo de la violencia, junto a los que esperan una acogida en algún lugar, porque ya no saben dónde ir, junto a las familias abandonadas y desposeídas de sus bienes básicos (alimento, vivienda y trabajo)…una gran lista que concluye junto aquellos que son perseguidos por su condición y son privados de unos de los dones más “divinos”: la libertad. La Navidad es un buen tiempo para reorganizarnos y pensar cómo proyectarnos, aunque sea poco, en estos sectores que son señalados como lugares de encuentros privilegiados con Dios Trinidad. FELIZ ENCUENTRO EN LA NAVIDAD

Desde el nacimiento de Jesucristo vivimos un tiempo de gracia permanente, un tiempo de salvación para todos, un derroche gratuito del Espíritu de Dios hacia la Iglesia y la humanidad. Dios se manifiesta a través de su Espíritu en la historia. Uno de estos “derroches desbordantes” lo vivimos nosotros en nuestra Familia Trinitaria, fruto del Espíritu liberador de Dios. La celebración de este Año Jubilar 2013 a las muertes de las personas que posibilitaron la fundación de nuestra Familia, no es más que la refutación de la acción continua de su Espíritu entre nosotros. Un año de alegría y renovación fiel a los orígenes, que es actualizar y encarnar de forma continua lo que Juan de Mata y Juan Bautista de la Concepción proyectaron guiados por el Espíritu de Dios y su gracia. Esperamos que este año nos sirva para constatar lo que todos ya sabemos, pero no nos atrevemos a decir: el esfuerzo de estos años por  limpiar la “oxidación” de una institución eclesiástica destinada a una misión concreta en la sociedad y el mundo: estar junto a los perseguidos, encarcelados por su fe y marginados. La verdadera dureza de la vida trinitaria no radica tanto en sus preceptos espirituales, sino en un estilo de vida sacrificado y solidario al extremo para aliviar  las situaciones duras en que se encuentran las personas necesitadas, especialmente, los desamparados, los encarcelados y perseguidos injustamente, más si es por su fe. Sin una auténtica conversión permanente al Espíritu de amor, al Espíritu de Jesús, no se puede realizar esta vida solidaria hacia personas que ni conocemos. La liberación de estas personas empieza en la vida comunitaria y familiar, dentro de lo más cotidiano (el lugar de la “Tertia Pars”) y toma forma en el “sacrificio” de saber entregarnos y darnos cada uno según sus posibilidades, siempre teniendo presente el beneficio de los cautivos. Desde este punto de vista me uno al Mensaje del Ministro General de la Orden Trinitaria y lanzo mi “mea culpa” por todo aquello que puedo hacer por los demás en el carisma trinitario y no hago. La solución es la de renovar nuestro compromiso carismático trinitario cada día y sin perder de vista el rostro de los necesitados, como comenté hace exactamente doce meses. Espero que el espíritu de nuestro año jubilar vaya más por aquí, que por la simple celebración o el estudio de unos hechos pasados. FELIZ RENOVACIÓN EN LA ENTREGA EN ESTE AÑO JUBILAR TRINITARIO.

Dicho esto, permitidme desarrollar tres ideas, que también nos ayudará a comprender un poco más la situación actual del Laicado Trinitario y los brotes renovativos que he captado después de un año y medio en este cargo servicial de Presidente del CILT. 

Nuestra Casa, la de la Trinidad.

El anonimato de los laicos dentro de la Casa de la Trinidad ha sido evidente en siglos pasados. Hay excepciones, pero no se conoce a muchos laicos concretos ni con religiosos, ni con religiosas. Hemos sido siempre reconocidos como colectivos más que de forma individual: Cofradías, Tercera Orden, Donados, Orden Secular, etc. Hoy en día los laicos han cogido más protagonismo dentro de la vida eclesial. En la Casa de la Trinidad, junto a religiosos y religiosas, los laicos trinitarios comprometidos nos percatamos de una mayor aceptación y apertura en nuestras diferentes modalidades y matices carismáticos dentro del conjunto Familia Trinitaria:

– Surgen nuevos grupos con mucha fuerza en México, Bolivia, Perú, Argentina, Chile, Madagascar, la India y Corea. Estos grupos se unen a los que ya están consolidados y participando en nuestras asociaciones como son los de Puerto Rico-Colombia, Brasil, Estados Unidos, Italia, Francia y España. Muchos son grupos de jóvenes como la Pastoral Juvenil Trinitaria San Felix de Valois en México, Laicado Juvenil Trinitario Concepción en Chile, el Laicado Juvenil Trinitario de Villa-María en Argentina o Jóvenes de la pastoral juvenil en Bolivia. A destacar el impulso dado  por las Trinitarias de Valence al Laicado Trinitario en Madagascar o las Trinitarias de Madrid en México y España.

– La forma más común y mayoritaria de organizarnos es en grupos o fraternidades con sedes en las Casas Trinitarias. Vivimos en línea con el Proyecto de Vida, asumiéndolo en nuestras vidas como expresión evangélica del seguimiento de Jesús en el carisma trinitario de Juan de Mata y Juan Bautista de la Concepción en nuestra condición laical (el Proyecto, aprobado por la Santa Sede en el año 2000 no se encuentra incluido en el Consejo Pontificio para los laicos, sino en la Sagrada Congregación de Religiosos e Institutos Seculares). La vivencia carismática de los laicos trinitarios están matizadas y enriquecidas por los fundadores/as de los Institutos femeninos. Los Laicos Trinitarios nos comprometemos a vivir el carisma trinitario liberador, expresado de forma pública en las asambleas cristianas.

– Una antigua, pero nueva experiencia se abre paso. Algunos laicos viven dentro de la Casa con religiosas/os. Se dan pasos actualizadores en esta línea de comunidades trinitarias de religiosos/as y laicos, que nos hace recordar los comienzos. Aunque vemos esta forma de vivir ideal tenemos que tener los pies en la tierra y ser realistas. Tres cosas vemos importantes para el diálogo y el discernimiento en este tipo de experiencia comunitaria referente al Laicado: fuerte compromiso carismático trinitario, en el espíritu de la Tercia Pars, colaboración económica con la comunidad y proponer ideas relacionada a una organización consensuada en línea circular y no de superioridad.

– La anterior experiencia no debería ir en detrimento de ninguno de los estilos de vida (religiosos, religiosas y laicales). Los laicos debemos de apoyar y fomentar la vida religiosa en aquellos lugares donde estén menguando, alejándonos de la idea de un relevo laical único. Al mismo tiempo que religiosos/as y laicos deberían estar formando y promocionando nuevos grupos laicales en el espíritu del Proyecto de Vida. Si queremos que el Proyecto de Juan de Mata continúe debemos de complementarnos en “corresponsabilidad” entre todos.

Nuestros pobres; los desamparados, los presos y marginados.


La misión y el apostolado nos unen a todos. Desde nuestro carisma la Misión nos da nuestra identidad. Olvidarla sería perder el norte en muchos de nuestros proyectos comunitarios locales o nacionales:

– En los últimos años se han multiplicado las creaciones de todo tipo de asistencias dirigido a la mejora de nuestra sociedad y hacia los pobres, signos todos del Reino: casas de acogida, proyectos de cooperación, colegios, comedores, etc. Actualmente se necesita personas cualificadas para seguir prestando estos servicios e incluso seguir potenciando o construyendo. Vemos conveniente para ello el contar y preparar a nuestros jóvenes, personas que se han educado desde su infancia en nuestro espíritu trinitario. La cualificación para nosotros no sólo debe ser profesional, sino carismática, para garantizar los fines originales. Eso es lo que a veces diferencia una simple obra social de un testimonio que lo convierte en evangelizador. En esta línea, y a la inversa, debemos de pensar en un Laicado no sólo preparado espiritualmente y dirigido a fines eclesiales relacionado con la catequesis o pastoral, sino en lo profesional y técnico orientado a la mejora de nuestras sociedades y a la construcción de un mundo justo y libre.

– En un plano organizativo participativo en “circularidad” referente a nuestro apostolado junto a religiosos y religiosas reclamamos una especie de Consejos en cada Casa Trinitaria donde se encuentren trabajando religiosas/os y laicos. Ya en mi intervención en el Capítulo Provincial de España-sur, el pasado mes de abril, lo apuntaba. El apostolado cuando estamos implicados todos no es sólo de laicos, religiosos o religiosas. Valorar todo lo que hacemos desde el carisma, y en nueva evangelización, podría dar como resultado la ayuda mutua, apoyo, evitar los aislamientos, el cansancio por soledad y posibilitaría la continuidad de numerosos proyectos cuestionados por falta de personal. Sé que en algunos lugares ya se practica esta especie de Consejo de Familia Trinitaria dirigido hacia el apostolado conjunto.

– Otro fenómeno que constatamos ya de hace tiempo es el apostolado de numerosos laicos trinitarios en asociaciones de toda índole. Aunque siempre ha primado un Laicado junto a religiosos y religiosas, hoy día debemos de apoyar también las iniciativas de asociaciones sociales fundadas por laicos trinitarios. Estas asociaciones hacen fermentar semillas de fraternidad, cooperación y solidaridad en medio de la sociedad y entre colectivos amenazados, discapacitados o en peligro de exclusión social. Apoyamos también la gran labor de los laicos trinitarios insertos en organizaciones políticas, en asociaciones de vecinos, en barrios marginales o fundaciones de la Familia Trinitaria…lugares donde se evangeliza de una nueva forma. En este sentido mención especial a los laicos trinitarios de Italia ADEAT, de la Fundación de Familia Trinitaria de América del sur, de la Asociación Cascos Blancos, de la Asociación Jóvenes Solidarios los Millares, de la Fundación Domingo Iturrate, de la Fundación Prolibertas…


Nuestra Misión Compartida: los perseguidos y cautivos por su fe. Solidaridad Internacional Trinitaria (SIT)

La Misión Compartida por los perseguidos ha tomado en los últimos años una gran fuerza en toda la Familia Trinitaria. Nadie duda ya de la centralidad en la misión de estos hermanos/as nuestros, carente de libertad, que en algunos lugares son torturados y martirizados. Los Laicos Trinitarios, sin dejar sus apostolados locales o nacionales, deben de ir redescubriendo, potenciando, animando, sensibilizando y actuando a favor de esta misión que nos compromete a todos. Debemos ser receptores y emisores en nuestros lugares de origen de la tremenda persecución que en la actualidad sufre la Iglesia en numerosas partes del mundo. Todos debemos de implicarnos en colaborar activamente por nuestros hermanos/as perseguidos y encarcelados por su fe.

El Laicado Trinitario ha tomado voz a través del CILT en la última reunión del Comité Directivo del SIT en Roma el pasado mes de febrero. Blas Gómez, de la fraternidad de Granada (España) representó a todos los laicos trinitarios en esta importantísima reunión. Se apoyó el proyecto de SIT General de aumentar la presencia en la India, que sufre en algunos lugares persecución y el desplazamiento forzoso de numerosos cristianos víctima del extremismo y la intolerancia. También se apoyó continuar con la Granja Escuela en Sudán, donde se atiende a unos 160 niños. Sin olvidarnos de estas situaciones el CILT apuntó también otras formas de ayudar a los cristianos perseguidos, y más concretamente a los cristianos encarcelados por su fe.

En todo el mundo laicos trinitarios ayudan al SIT para que los casos de persecución sean conocidos. En Puerto Rico cada año se hacen unas Jornadas de Oración por los Cristianos perseguidos en el mes de noviembre. En la última asamblea del Laicado de Italia norte-centro se comprometieron en sus conclusiones a unirse a SIT en esta labor. La colaboración en España también es muy significativa, miembros del Laicado han sido introducidos en la comisión SIT de España-sur y la Asociación del Laicado de  Algorta desde hace años se encarga de la impresión de los folletos SIT a nivel de todo el país. Desde aquí quisiera agradecer a las laicas Marian y Carmen por su esfuerzo en este trabajo.

Aún así, considero que necesitamos más laicos/as comprometidos en este campo. Me uno de nuevo al Ministro General de la Orden cuando hace unos meses animaba la creación de grupos SIT locales. Grupos locales que den a conocer estas situaciones a través de todo medio disponible, que promueven jornadas de oración, que sensibilicen, que cooperen en la liberación y que se formen. Especializarnos en el campo de la persecución nos ayudaría a todos a saber cómo ayudar y dónde a estos hermanos necesitados.


Año Jubilar 2013

Sobre el año Jubilar se tiene previsto editar un programa. Adelantamos el Congreso Internacional Trinitario en Córdoba (España), donde reposan los restos de San Juan Bautista de la Concepción, desde el 16 al 18 de mayo de 2013. Los temas a tratar será sobre espiritualidad trinitaria.

Para peregrinar a Santo Tomás in Formis, lugar del fallecimiento de San Juan de Mata, podéis poneros en contacto con el P. Thierry Knecht, Consejero de la Curia General.

Durante todo este año se celebrarán Jornadas de oración y estudios, además saldrán numerosas publicaciones relacionados con los Centenarios. También os animamos a participar en las celebraciones locales, quizás sea el lugar donde la mayoría de nosotros participara

Por último, no descartamos en este año de 2013 una reunión del Consejo Internacional aprovechando la visita a uno de los lugares de peregrinación de los centenarios (Salamanca, Córdoba, Cerfroid o Santo Tomás in Formis). De todas formas la comunicación de este Consejo es fluida y de máxima colaboración por lo que me siento muy satisfecho, espero que esto nos dé pie a poder intervenir con más asiduidad en los numerosos compromisos internacionales donde se espera la aportación de los laicos.

Intentaremos manteneros informados de todos los acontecimientos de los Centenarios, así lo deseamos hacer a través de un Boletín, que hasta ahora es un sueño, pero podría convertirse en realidad en este año tan especial,


Saludos y abrazos a todos/as,

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

Asesinatos de sacerdotes, religiosos y laicos en 2020

Obténgalo en .PDF La Agencia Fides publica un informe con la relación de muertes violentas …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a LAICADO TRINITARIO que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad