INICIO / BLOGS - COLABORACIONES / COLABORACIONES - JOAQUIN / Los católicos chinos víctimas de la diplomacia vaticana

Los católicos chinos víctimas de la diplomacia vaticana

Los cristianos perseguidos en China, un asunto que necesita explicación y transparencia

La “urgente” necesidad de la Iglesia Católica por resolver el problema diplomático con China ¿no se conseguirá a cambio de traicionar a los católicos fieles a Roma?

Joaquín Díaz Atienza

El 3 de diciembre de 1552 moría San Francisco Javier en la isla de Sanchuán sin haber conseguido su sueño de llevar el evangelio a todo el territorio chino. Sería años después cuando, otro jesuita Mateo Ricci, debido a su profundo conocimiento de la lengua y cultura chinas, de aquí que se le conociera como “el hombre sabio de occidente”, sentó las bases para que el catolicismo pudiera expandirse en territorio chino, aunque no sin dificultades.

El triunfo de la revolución de Mao Zedong en 1949 supuso la mayor persecución contra los cristianos jamás conocida.

En 1951 el Papa Pio XII excomulgó a dos obispos nombrados por el régimen comunista sin su consentimiento, lo que dio lugar a la expulsión de territorio chino del nuncio y de todos los sacerdotes y religiosos extranjeros. El Vaticano respondió con la ruptura de relaciones diplomáticas. Fue en 1957 cuando se crea la Asociación Patriótica Católica China, una organización independiente de Roma y controlada por el Gobierno Comunista. A partir de este momento, los católicos chinos se adhieren a una de las dos iglesias católicas: la Clandestina y la Oficial. La primera es perseguida y la segunda mantiene todos los privilegios del Estado Comunista, incluyendo bastantes prebendas económicas que el gobierno utiliza como un instrumento de seducción.

Aunque con la reforma de Deng Xiaoping iniciada en los años ochenta, algunos religiosos salieron de las cárceles, su actividad pastoral continuó en la clandestinidad y bajo una actividad persecutoria encarnizada.

La persecución a la que han estado sometidos los católicos fieles a Roma, dio lugar a que el Papa San Juan Pablo II los comprara con los primeros cristianos. También Benedicto XVI enviara una carta pastoral invitando a los católicos chinos a la reconciliación entre ambas iglesias. Sin embargo, la carta no solo no produjo el efecto deseado, sino que el gobierno chino continuó con la persecución religiosa hacia los cristianos fieles a Roma, en tanto que regala coches, construye catedrales lujosas y facilita puesto en la dirección del Partido Comunista a los católicos bajo su control (la Iglesia Católica Patriótica).

Situación actual de los católicos fieles a Roma

Con el Papa Francisco se inician una serie de contactos diplomáticos con la finalidad de llegar a un acuerdo entre las dos iglesias chinas y el gobierno que facilite la apertura de relaciones diplomáticas.

Sin embargo, las declaraciones desafortunadas e incompresibles para cualquier católico mínimamente informado de El arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondopresidente de la Pontificia Academia de las Ciencias, después de su viaje a China diciendo que En este momento, los que mejor practican la doctrina social de la Iglesia son los chinos, solo han contribuido a sembrar alarma entre los millones de católicos fieles a Roma que, hasta el momento solo  han sufrido exclusión y cárcel como consecuencia de su fidelidad. Ha sembrado malestar no solo entre aquellos que hemos estado implicados con nuestras oraciones y denuncias en defensa de los católicos chinos, sino también a miembros significativos de la Iglesia como al Secretario de Estado de la Santa Sede Pietro Parolin. Da la impresión, cierta o no, de que se está cociendo una traición entre bastidores, como ha denunciado  el Cardenal retirado Joseph Zen tras su vista al Papa Francisco y el propio Parolin.

Igualmente, parece que otra de las monedas de cambio en el acuerdo que se está elaborando es desplazar la actuales relaciones con Taiwán a favor del gobierno comunista chino.

No entiendo tanto triunfalismo por parte del Vaticano ante una realidad como la actual, en donde se siguen persiguiendo cristianos, se destruyen cruces en la iglesias, se sigue encarcelando, se destruyen vía cruces con un significado histórico incuestionable y lugar de peregrinación de miles de católicos, se expropian iglesias y otros centros, etc.

Aún entiendo menos que, en una situación de persecución activa de los católicos fieles a Roma, se pida a algunos obispos, que han sufrido y sufren persecución, que renuncien a favor de otros obispos pertenecientes a la Iglesia Patriótica, canónicamente excomulgados.

En definitiva, aunque pueda parecer ingenuo, NO PODEMOS OLVIDAR A NUSTROS HERMANOS QUE POR PERMANECER FIELES A ROMA, TAL COMO SE LES PIDIÓN SIEMPRE, AHORA LOS VENDAMOS POR UN PLATO DE LENTEJAS.

ACERCA DE Joaquín Díaz Atienza

Laico Trinitario de la Freternidad de Granada. Médico; Master en Psicobiología y Neurociencia Cogitiva; Dr. en Neurociencias; Especialista en Psiquiatría Infantil; Diplomado en Metodología y Epidemiología Clínica; Master en Bioética.

Check Also

Teresita

Teresa Castillo de Diego, a sus 10 años, un ejemplo para todos

Obténgalo en .PDF Teresita, un modelo para todas la personas que intentan encontrar un sentido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a LAICADO TRINITARIO que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad