INICIO / BLOGS - COLABORACIONES / COLABORACIONES - JOAQUIN / El Pacto Educativo Global del papa Francisco frente al Sistema Preventivo de Don Bosco
donbosco
formar honrados ciudadanos y buenos cristianos

El Pacto Educativo Global del papa Francisco frente al Sistema Preventivo de Don Bosco

Videomensaje del Papa Francisco a la Congregación para la Educación Católica

La actividad educativa de Don Bosco nace de su compromiso con los niños y jóvenes más desfavorecidos de su entorno. A su modelo educativo se le denomina Sistema Preventivo y el lema que guiará toda su actividad docente fue “formar honrados ciudadanos y buenos cristianos”. Para ello creó una pedagogía singular sustentada en tres principios rectores: la razón“déjate guiar por la razón y no por la pasión, la religión – todo es inútil si Dios no nos asiste – y el amor“la base de toda educación es el corazón”-. Este proyecto se hizo global con la expansión de los Salesianos a través de los cinco continentes. Una expansión no basada en el descarte, sino en la aceptación de todo niño o joven, independientemente de su condición. Que su mensaje fuera claro y su praxis personal fuera un fiel testimonio de su fe, no ha sido impedimento para que hayan surgido ovejas negras en no pocas rectorías y centros escolares. Sin embargo, hay que reconocer que en su inmensa mayor parte los salesianos han realizado una encomiable labor educativa. 

Saco a colación, y como ejemplo, a Don Bosco porque la propuesta educativa global del papa Francisco, expuesta en el video-mensaje dirigido a la Congregación para la Educación Católica,  se aleja de él en aspectos importantes. Analizaré el por qué de mi afirmación, aún reconociendo mis limitaciones en pedagogía y formación religiosa.

Los siete pilares de la propuesta educativa del papa Francisco

Se debe hacer especial énfasis en que el mensaje va dirigido a la Congregación para la Educación Católica, y no a un público general creyente o no creyente. Por ello, el mensaje adquiere una especial relevancia en cuanto a su significado doctrinal. Veamos:

  1. Poner en el centro del proceso educativo formal e informal a la persona, su valor, su dignidad… su capacidad de relacionarse con los demás y con la realidad que la rodea, rechazando esos estilos de vida que favorecen la difusión de la cultura del descarte.

Nuestra época ha puesto en cuestión la dignidad de la persona como algo inherente a ella misma. Hoy día predomina la visión de la moral utilitarista que, en relación a la persona, no la diferencia de otras especies. Como dice el filósofo utilitarista Peter Singer, esta pandemia ha puesto en evidencia que la vida de los hombres no tiene para todos el mismo valor. El recorrido del humanismo sin Dios se detiene para la inmensa mayoría de las personas cuando entra en juego mi propia supervivencia. Anteponer el bien del prójimo al mío, es solo el resultado de la sacralización de la vida. Por tanto, “en el centro del proceso educativo formal e informal” hay que poner a Dios, única forma de interpretar en toda su profundidad el valor y la dignidad de la persona como hijo e imagen de Dios.

  • Escuchar la voz de los niños, adolescentes y jóvenes a quienes transmitimos valores y conocimientos, para construir juntos el futuro.
  • Fomentar la plena participación de las niñas y de las jóvenes en la educación.

Diferenciar entre niños y niñas, sin que el mensaje lo haga obligatorio, es una concesión al lenguaje feminista y a la perspectiva de género. Una educación basada en un humanismo  evangélico no debería plantearse esta diferencia. Los hombres y las mujeres son iguales ante Dios y así se debe entender y, por tanto, así debemos plantear cualquier proyecto educativo. Si la Iglesia,  a lo largo de la historia ha actuado con discriminación, ha sido una actuación contraria al mensaje del evangelio y vinculada servilmente a la cultura del momento.

  • Tener a la familia como primera e indispensable educadora.

Efectivamente, la familia debe ser el crisol en donde consolidar la fe y los valores que se derivan de la visión cristiana: amor, solidaridad y perdón. Por ello, el mensaje del papa Francisco, aquí lo que nos ofrece es consolidar lo que se ha demostrado a través de la historia: el  imprescindible valor de la familia como transmisora de valores que arraigan a los largo de nuestra vida.

  • Educar y educarnos para acoger a los más vulnerables y marginados.

Un cristiano, no puede dejar de ser samaritano. Jesús nos lo hace ver con su propia conducta en la parábola del samaritano. Cuando, todo el mundo pasa de largo, cuando a nadie le dice nada el sufrimiento ajeno o le infunde temor, ahí está el cristiano para ofrecer ayuda y consuelo al “más pobre, marginado, al herido”.

  • Comprometernos a estudiar para encontrar otras formas de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso, para que estén verdaderamente al servicio del hombre y de toda la familia humana en la perspectiva de una ecología integral.
  • Salvaguardar y cultivar nuestra casa común, protegiéndola de la explotación de sus recursos, adoptando estilos de vida más sobrios y buscando el aprovechamiento integral de las energías renovables y respetuosas con el entorno humano y natural, siguiendo los principios de subsidiaridad y de solidaridad y de la economía circular.

Respecto a la educación sobre el medio ambiente y sobre los cambios radicales en la actual economía del consumo, solo serán posibles desde una ética, individual, social y política que tengan como eje la dignidad del ser humano, esa dignidad que nace del corazón del evangelio. Sin conversión no hay dignidad porque los humanismos ateos o agnósticos perduran el tiempo que la parte egoísta del ser humano se mantiene dormida. Lo que da sentido perenne a la dignidad es el mensaje de al prójimo como a ti mismo”. Los Derechos Humanos, nacen de la cultura cristiana y de su valor transcendente. La historia es un buen ejemplo de cómo los mensajes que comienza con el descarte de Dios, aunque su relato sea la dignidad del hombre, terminan en genocidios o exterminios de aquellos que no piensan igual.  

Don Bosco nos enseñó, y su mensaje sigue vigente, que no habrá futuro sin amor, sin razón y sin religión. Hoy, en un mundo laicista en el que Dios no cuenta, es bueno recordarlo.

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

Teresita

Teresa Castillo de Diego, a sus 10 años, un ejemplo para todos

Obténgalo en .PDF Teresita, un modelo para todas la personas que intentan encontrar un sentido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  LAICADO TRINITARIO.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad