INICIO / RINCÓN DEL PERSEGUIDO / Níger: El testimonio de un cristiano que explica fielmente la crueldad de los yihadistas
Yihad
Ataques yihadistas en Níger

Níger: El testimonio de un cristiano que explica fielmente la crueldad de los yihadistas

Le dijeron que eligiera el arma con la que matarlo. Su machete o una Kalashnikov

La Agencia Fides publica el aterrador testimonio de un agricultor cristiano secuestrado por los yihadistas en Níger al que obligaron a decidir entre su muerte o la de un misionero al que tenían prisionero. Consideramos de interés la información aportada a la Agencia Fides por el Padre Mauro Armanino, misionero de la Sociedad de Misiones Africanas, ya que nos informa de la crueldad con la que actúan estos grupos yuhadistas.

Contexto en el que se producen los secuestros

Níger es un país centroafricano, con una población de 23.165.046 millones de habitantes. Su capital es Niamey situada al sur. En estos momentos están en elecciones y se espera que gane Mohamed Bazoum que tendría la misión de democratizar al país, teniendo como principales retos la seguridad, el desarrollo y materializar la transición democráica.

Algunos indicadores socio-demográficos son: Población menor de 15 años el 50%, desnutrición en niños menores de cinco años el 42,2%, mortalidad infantil 79,4/1000. En cuanto a la religión, el 0,10% son católicos, no católicos menos del 0,01%, musulmanes el 95,7% y otros el 4,2%.

Actualmente, Níger vive en un estado de gran inseguridad debido a la amenaza de dos grupos yihadistas, el Estado Islámico y el Frente de Apoyo al Islam y a los Musulmanes aliados de Al Qaeda.

Testimonio, tal como lo publica la Agencia Fides

Niamey (Agencia Fides) – El p. Mauro Armanino, misionero de la Sociedad de Misiones Africanas (SMA) que trabaja en Níger, ha enviado el siguiente testimonio a la Agencia Fides sobre la terrible experiencia de un agricultor cristiano, originario de la misma zona donde el 17 de septiembre de 2018 fue secuestrado su hermano de comunidad, el p. Pierluigi Maccalli.
“Le dijeron que eligiera el arma con la que matarlo. Su machete o una Kalashnikov. Él respondió que nunca querría que lo mataran con su amada herramienta de trabajo y que prefería el arma de los yihadistas. Entonces le apuntaron y él hizo la señal de la cruz. El militante yihadista bajó su arma y le preguntó si era cristiano.
Cuando respondió afirmativamente, le dijeron que, para tomar la decisión final, tendrían que esperar a su jefe. Al llegar al lugar de los hechos unos días después, el jefe le interrogó sobre el uso del teléfono móvil. Si había llamado al ejército o a la policía le habría costado la vida. Él respondió que es un agricultor pobre, no tiene contacto con militares, sino que simplemente había saludado a un amigo. Luego de revisar su móvil, le perdonaron y lo llevaron, tras varias horas de viaje por el bosque, junto al grupo de prisioneros.
Los rehenes eran numerosos, musulmanes y cristianos. Estos últimos, a diferencia de los demás, eran atados, golpeados y amenazados. Los musulmanes, en cambio, eran libres de moverse e incluso rezar según los horarios establecidos. Finalmente fue liberado y caminó medio día hasta su aldea cerca de la frontera con Burkina Faso. Había sido arrestado más de un mes antes mientras traía a casa algunas ramas que había cortado para reparar su granero. Los grupos armados de la zona han prohibido a los agricultores talar árboles. No es una cuestión de espíritu ecológico, sino simplemente de supervivencia, ya que los militantes de estos grupos encuentran refugio en lo que queda de un frondoso bosque del pasado. Pudo justificar el corte de las ramas y el uso del teléfono móvil.
Por lo tanto, regresó a su pueblo donde los cristianos del lugar, en la comunidad acompañado por el padre Carlos, un hermano de SMA, por seguridad deben cambiar los horarios de oración todos los domingos. El sacerdote diocesano a cargo de la parroquia dedicada a Charles de Foucauld no reside allí y solo ocasionalmente puede celebrar con su comunidad. Hace unos días, por segunda vez en pocos días, la sede de la parroquia de Bomoanga, la misma zona donde fue secuestrado el padre Maccalli, fue ‘visitada’ por jóvenes armados. Aparentemente buscaban comida y otro material útil para el grupo. Todo esto sucede a unos cien kilómetros de la capital Niamey, de la que los occidentales no pueden salir sin escolta. La segunda vuelta de las elecciones presidenciales se realizará en menos de un mes”.
(M.A.) (L.M.) (Agencia Fides 28/1/2021)

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

sec

NIGERIA: al borde del estado fallido

Obténgalo en .PDF El gobierno de Muhammadu Buhari no toma las medidas necesarias para atajar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a LAICADO TRINITARIO que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad