INICIO / NOTICIAS GENERALES / 15 sacerdotes cubanos envían a la sociedad cubana un mensaje de cambio y reconciliación
hab
Vecinos en la Habana Vieja

15 sacerdotes cubanos envían a la sociedad cubana un mensaje de cambio y reconciliación

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos publica un documento que indica que el 55,4% de los hogares ingresa menos de 100 dólares al mes

Ver el Mensaje Original titulado: “He visto la aflicción de mi pueblo”

Oliver Maksan con el Papa Francisco

Oliver Maksan, periodista y colaborador de Ayuda a la Iglesia Necesitada, hace público el comunicado realizado por 15 sacerdotes cubanos y firmado por más de 700 católicos,  en el que se realizan una petición urgente que ponga fin a la catastrófica situación del pueblo cubano, en lo moral, en lo social, en lo familiar y lo económico.

Piden “una República donde se rinda culto a la dignidad plena de todo hombre y mujer, independientemente de sus pensamientos, de sus posturas e incluso de sus pecados personales”. Refieren que hablan en consonancia con sus obispos y siguiendo el mensaje que San Juan Pablo II dirigió al pueblo cubano durante la eucaristía y en el que les conminaba a ser “protagonistas de nuestra propia historia personal y nacional”

La sociedad cubana es diversa y heterogénea

En cuba existen “diversos estratos sociales y económicos”, dando lugar a un exasperado sufrimiento de los que van quedando atrás, ya que son las primeras víctimas de la desigualdad creciente. Cuba, debido a las posibilidades de Internet (aunque monitorizada), y al incremento del flujo de la comunicación, es cada vez más diversa en lo ideológico. Existen dos cubas, la oficial-monolítica- y la oculta- plural- que no es reconocida por el Estado.

Estamos viviendo el colapso de un modelo económico, político y social

Cuba “desde 1959 ha sido incapaz de evolucionar…aunque han sido muchas las propuestas para reactivarla”. Esto ha producido “cansancio y escepticismo” en el pueblo cubano que ve como su “futuro feliz” se aleja cada vez más. Su trabajo ya no le permite comprar lo mínimamente necesario “debido al desabastecimiento y a los precios inalcanzables”·

En esa huida hacia adelante del gobierno cubano, ha implantado las tiendas MLC (Moneda Libre Convertible) que exhiben productos que jamás el cubano “normal” podrá comprar por tener que pagar en una moneda que no posee. Este sistema acrecienta la desigualdad y condena a gran parte de los ciudadanos a la mendicidad.

Refieren los sacerdotes en su escrito que “son muchos los que se comprometen por un cambio pacífico… recibiendo la represión por respuesta”.

La generalización de la corrupción.

La doble moral y la mentira se han convertido en un modus vivendi para muchos cubanos. “Es casi imposible vivir sin incurrir en ilegalidades”. Por ello, el pueblo cubano se mueve en un ambiente del sálvese quien pueda”, en donde todo vale, con una corrupción que permeabiliza todos los estratos sociales.

Es tal la situación de degradación de la convivencia que hasta el propio gobierno ha querido poner coto a esta impunidad del soborno, el chantaje y el robo. Sin embargo, nos dice el escrito de los sacerdotes: La misma voz oficial del Estado ha reconocido la necesidad de rescatar valores, pero no basta decirlo ni amenazar con castigos severos, se necesita poner remedio en las causas, en el origen mismo de la corrupción. Este «poner remedio a la corrupción» pasa, necesariamente, por proteger a la familia y renovar el sistema educativo”

La crisis de la familia: una herida en el alma de Cuba.

La familia cubana se deshace. Para muchas de ellas la separación de sus miembros, por emigración o misiones en el exterior, es el la única forma de sobrevivir. “La familia cubana, centrada en la supervivencia, corre el peligro cerrarse a la vida… en no pocas veces, el anuncio de un hijo, más que un motivo de alegría, se convierte en causa de incertidumbre y preocupación, y termina en aborto”.

“Es justo reconocer que incluso en medio de la crisis, el pueblo cubano valora la familia y trata de crear caminos de felicidad”.

Crisis del sistema educativo.

Es pueblo cubano se caracteriza por su buen nivel de alfabetización. Sin embargo, la rigidez ideológica lo ha vuelto obsoleto, ha perdido calidad por rigidez organizativa. Hoy día no es raro que se aprueben estudiantes por conveniencia y que se hostigue o excluya del sistema de educación superior a aquellos que su modo de pensar es distinto al oficialismo”.

El clamor de mi pueblo.

El escrito demanda con urgencia:

Mejores marcos legales.

– El reconocimiento de la plena ciudadanía de los cubanos residentes en el exterior. 

– Entender lo que significa la reconciliación nacional.

– Entender la relación entre amor y verdad. Pero amar no significa permitir que el corrupto o el malvado actúen  según sus intereses (“Frartelli Tutti”), sino que “quien sufre la injusticia tiene que defender con fuerza sus derechos y los de su familia precisamente porque debe preservar la dignidad que se le ha dado, una dignidad que Dios ama”.

– Optar por la verdad. Necesitamos vivir la verdad en cada decisión de la vida cotidiana. No colaborar con lo que no creo, no participar de la violencia, los actos de repudio, la delación del hermano. ¿Por qué desfilar cuando no comparto las razones del desfile? ¿Por qué asentir en una reunión cuando no estoy de acuerdo? ¿Por qué callar cuando dentro de mí sé que no están diciendo la verdad? ¿Por qué aplaudir si estoy en desacuerdo? ¿Por qué escuchar a mis miedos y no a mi razón? Vivir en la verdad tiene un precio a veces alto, pero nos hace libres interiormente, más allá de toda coerción externa. Vivir en la mentira es vivir en cadenas y como alecciona el Himno de Bayamo: «En cadenas vivir, es vivir en afrenta y oprobio sumidos».

Conclusión

Esta realidad que describen los sacerdotes cubanos la he vivido yo personalmente. He visto in situ, especialmente en la Habana, la mendicidad, la cada vez mayor separación entre aquellos que, a través de redes cercanas a lo mafioso, van acumulando riqueza y los otros que viven en la más absoluta miseria. He vivido como, “agentes de policía” se camuflan entre los turistas y los cubanos para poder controlar esa mendicidad tan extendida en las zonas turísticas. Yo he mismo aprendí a detectarlos y cuando me preguntaban si alguno o alguna de los se acercaba me había pedido algo, les respondía que no.  Yo he viajado en un microbús con un policía de paisano junto al conductor y que nos abandonaba durante la ruta, una vez que habían escuchado nuestros temas de conversación… mi experiencia durante el régimen de Franco con la Policía Social en la universidad, me fue de bastante utilidad para detectarlos. Da la impresión de que en todos los regímenes totalitarios, estos delatores se mimetizan, parecen clónicos: sus orejas afiladas, su silencio, sus gafas de sol perpetuas…

Debemos difundir este mensaje de la Iglesia cubana, un mensaje que demanda, con respeto y espíritu reconciliador, la justicia y la dignidad para un pueblo alegre, acogedor y maravilloso. Un pueblo, al que siempre llevo en mi corazón. Un pueblo que se merece lo mejor.

Padre Rolando Montes de Oca, de la Arquidiócesis de Camagüey

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

Margaret y Derek Firth: ¿dónde has estado?

Obténgalo en .PDF ¿Por  qué se hace viral la muerte de un matrimonio que convivía …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a LAICADO TRINITARIO que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad