INICIO / BLOGS - COLABORACIONES / COLABORACIONES - JOAQUIN / El Great Reset y las nuevas cautividades desde la perspectiva de la liberación trinitaria
res
El Gran Reseteo

El Great Reset y las nuevas cautividades desde la perspectiva de la liberación trinitaria

¿Todo lo que se nos propone como actualización cultural  es asumible por el credo católico, sin dejar de serlo?

«Somos eso que nos pasa»
…somos institución y somos relato, el relato de nuestro propio andar. Somos eso que nos contamos y que nos cuentan de nosotros mismos… Scholas Ocurrentes

Es habitual que releyendo los textos que se han ido produciendo a lo largo del devenir histórico de la Orden Trinitaria, en lo que se refiere al significado de la palabra cautivo, haya experimentado cambios de significado relevantes.

La unidad léxica “cautivo”, según mantiene hoy día la RAE, se refiere a una persona prisionera en la guerra, aunque también se  dice “especialmente del cristiano apresado por los infieles”. 

No obstante, con el tiempo se ha ido produciendo un desplazamiento semántico. La palabra cautivo, sin afectar a la base de su núcleo semántico originario, hoy es utilizada igualmente, para referirse a “toda persona que es cautiva de circunstancias sociales, familiares, políticas, económicas o de cualquier otra índole sin que sea consciente o pueda liberarse de ella o ellas”. Añadiría que incluso en la mayoría de las ocasiones no es consciente de esa cautividad. Hablamos de los nuevos cautivos, de nuevas cautividades.

Lenguaje y cautividad frente a lenguaje y liberación

¡Qué es la semántica? ( σημαντικός). Es la parte lingüística que se ocupa del significado de las palabras y de las proposiciones u oraciones. Yo me ocuparé del desplazamiento semántico, es decir, de los cambios del significado de la palabra o unidad léxica.

El lenguaje es la herramienta básica del ser humano para reflexionar sobre nosotros mismos, explicarnos nuestras vivencias, ponernos en relación con los demás y relacionarnos con el poder. El significado puede cambiar por pura evolución socio-histórica, aunque siempre relacionado con modos diferentes de relacionarse con la realidad. Pero los desplazamientos semánticos también pueden imponerse por determinados colectivos que desean acelerar e imponer los cambios de significado por intereses de poder. Es lo que se denomina guerra semántica.

Quien domina el lenguaje, domina la cultura, domina las mentes y, por tanto, las consciencias. Toda transformación social conlleva cambios en los significados del lenguaje y, por el contrario, todo cambio en el significado del lenguaje implica cambios socio-culturales.

Estrategias socio-lingüísticas para el cambio cultural

La utilización del lenguaje como arma de revolución social fue introducida por Antonio Gramsci. Frente  a la estrategia rusa en la implantación del comunismo, Gramsci propone una revolución cultural como etapa intermedia  necesaria para conseguir el comunismo. Si somos capaces de cambiar las mentes, cambiaremos la sociedad. Ya no consiste en “cortar cabezas”, sino cambiar las mentes, las consciencias, los antiguos valores.

Los líderes de estos cambios, incorporan en su batalla contra-cultural a cualquier colectivo que, por las razones que sean (no necesariamente, la clase social), se sientan discriminados, rechazados, odiados o excluidos. Hay que instrumentalizar a estos colectivos,  empoderarlos, hasta  que los valores alternativos sean hegemónicos en la sociedad.

Hasta dónde las palabras pueden llegar a producir cambios de época, lo tenemos en la Revolución Francesa. Se seleccionaron tres Palabras- Bandera (palabras con connotaciones semánticas positivas y a las que cualquier persona se puede adherir sin problemas). Estas palabras- bandera fuero: Libertad, Fraternidad, Igualdad. Frente a las palabras-bandera, están las Palabras-Dardo. Son las que sirven para excluir, descalificar, marginar, rechazar, demonizar e eliminar socialmente a aquel o aquellos que osen incluso reflexionar  críticamente sobre los nuevos cambios semánticos. La guerra semántica no deja espacio para la reflexión ni para la libertad, incluso en nombre de ella.

Aunque, hablaré brevemente del desplazamiento de ellas, pongo un ejemplo de palabras-bandera que actualmente dominan nuestro lenguaje social:

Figura 1.

Nuevas cautividades

Como cristianos somos portadores de unos valores perennes que se han mantenido a lo largo de las historia. Les llamamos valores fundamentales, porque nacen precisamente de los evangelios. Son valores que forman parte del núcleo de nuestra fe, son inmutables. Si modificamos esos valores, perdemos nuestra identidad como cristianos. No hay más matices. Dejaríamos de  identificarnos como cristianos pertenecientes a la Iglesia Católica. Cierto que hay valores y Valores. Los primeros, relacionados con el contexto cultural en el que vivimos; los segundos, exigibles en todo momento y lugar porque proceden del evangelio.

Son innumerables las palabras que están experimentando una transformación semántica y que ponen en crisis nuestros propios valores como cristianos. No obstante, aquí quisiera referirme a dos de ellas por considerar que son las que mayor peso tiene sobre nuestra identidad cristiana.

Para cada una de ellas expondré cuál es su significado actual y cuál es el significado que se impone.

  • Sexo

¿Qué es el sexo?. Significado actual (¿)

Desde hace 40 siglos el sexo semánticamente está conectado con la biología. Hablamos de hombre y mujer. El seso es algo diferenciado y determinante con características primarias, ligadas fundamentalmente a los cromosomas y endocrino-metabólicas; podríamos decir que se trata de características invisibles. También posee unas características secundarias, visibles, siendo algunas detectables desde el nacimiento y otras que aparecen a lo largo del desarrollo (los Criterios de Tanner).

Es cierto que en un porcentaje muy pequeño, como suele suceder con otras anomalías teratógenas, pueden existir errores cromosómicos y endocrinos que dan lugar a los trastornos intersexuales: Síndrome X0, síndrome XXY, síndrome XXYY, etc. No son situaciones de normalidad, sino errores de la naturaleza.

¿Qué es el sexo?. Significado impuesto

El sexo es algo fluido, un gradiente entre el hecho que uno puede ser 100% mujer hasta 100% hombre. Podría sentirme más mujer que hombre, o viceversa; o hoy más mujer que hombre y mañana lo contrario. Porque el sexo ha dejado de ser diferenciado,  ya que no es un asunto biológico, sino el resultado del deseo.  Tampoco es determinante, yo puedo ser biológicamente hombre y, sin embargo, sentirme mentalmente mujer. Algo parecido, es lo que dice una chica con una anorexia restrictiva: yo puedo biológicamente estar extremadamente delgada, pero yo me siento y me percibo gorda.

  • Género

¿Qué es el género?. Significado actual

Siempre ha sido un hecho gramatical. Dice la RAE: Categoría gramatical de ciertas lenguas, presente en algunas de sus clases de palabras (nombre, adjetivo, pronombre y determinante), que indica si son masculinas, femeninas o neutras. Ej. “las lenguas románicas tienen flexión de género”.

Por tanto, la palabra género no hace referencia al sexo.

¿Qué es el género?. Significado impuesto

Los que desean eliminar la palabra sexo y realizar un desplazamiento semántico a la palabra género, se apoyan en la filosofía marxista existencialista. Sus representantes más importantes son Jean Paul Sartre y Simonne de Beauvoir. Su idea eje consiste en afirmar que la existencia precede a la esencia. Por tanto, uno es hombre, no porque biológicamente lo digan mis caracteres  sexuales, ni mis cromosomas, sino porque mi existencia, mi experiencia existencial, me ha hecho hombre, al margen de la biología.

Este planteamiento existencial es verdaderamente revolucionario, porque en cualquier momento de mi existencia yo puedo reinventarme, reconstruirme. Puedo pasar de mujer a hombre, de nombre a mujer, o ser la mitad hombre y la mitad mujer… Ante esto, no es de extrañar que el feminismo histórico le saque los dientes al feminismo queer. Con este planteamiento, no hay mujeres ni hombres de forma determinante, ya que el sexo/género fluido me permitirá cambiar en cualquier momento.

La transformación semántica como herramienta de transformación social

Esta transformación cultural la estamos viviendo hoy mismo, incluso, a una velocidad en la que resulta muy difícil no dejarse llevar por la corriente. Y es que resulta muy difícil hacer frente a una verdadera guerra semántica que se nos va imponiendo sin que se nos dé la oportunidad de poder reflexionar sobre unos cambios antropológicos tan profundos.  

Utilizan unas armas casi invencibles, aunque anticipadas por el marxismo cultural: hay que cambiar el significado del lenguaje para cambiar las mentes y, si cambiamos las mentes, cambiamos la sociedad. Instrumentalizaremos a cualquier colectivo perseguido, marginado, odiado para producir los cambios en culturales y en las conciencias de los ciudadanos. Aquellos que se resistan, serán excluidos a través de las palabras dardo sin dejarles exponer sus razones, ¡nada de reflexión!, ¡nada de oposición!. La Nueva Verdad no se discute.

Cualquier disidencia será etiquetada de homófobo, transfóbico, xenófobo, totalitario, mentalmente rígido, arcaico, anticuado, machista,  fascista, reaccionario, fundamentalista, tradicionalista etc. Una vez que ha calado lo suficiente en la sociedad, se promulgan la leyes que castiguen a aquellos que no se adhieran al nuevo relato, al pensamiento único y al discurso de lo políticamente correcto.

Ya tenemos a los nuevos cautivos, prisioneros que para poder sobrevivir deben reinventar el evangelio, o seguirán presos. “Dios creó al hombre y la mujer, hombre y mujer los creó…. Y el hombre postmoderno lo re-creó.”. ¿Es esto posible?. Sí, para el “Homo Deus”… omnipotente

Quiero agradecer especialmente a Nelson Medina el esclarecimento de algunos de los conceptos vertidos en este post.

ACERCA DE Joaquín Díaz Atienza

Check Also

Teresita

Teresa Castillo de Diego, a sus 10 años, un ejemplo para todos

Obténgalo en .PDF Teresita, un modelo para todas la personas que intentan encontrar un sentido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  LAICADO TRINITARIO.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad