INICIO / RINCÓN DEL PERSEGUIDO / Nuevas formas de persecución del cristianismo, especialmente al catolicismo
Vitit Muntarbhorn, ex-relator de la ONU

Nuevas formas de persecución del cristianismo, especialmente al catolicismo

El catolicismo se encuentra acosado por organismos como la ONU y sus oficinas: la OMS, la UNESCO y la UNICEF

¿Por qué el Relator Especial para la ONU en materia de libertad religiosa y de creencias propone ilegalizar la Iglesia Católica en particular y el cristianismo en general?. La Iglesia Católica es portadora milenaria de una serie de valores que entran en conflicto con los planes de la ONU en materia de ideología de género y de sus políticas sobre Salud Sexual y Reproductiva. Analicemos por parte las razones del por qué esta focalización persecutoria sobre ella.

En materia de género.

La ideología de género suprime la conceptualización clásica del sexo binario y relega a una categoría absolutamente residual la biología que subyace en esta clasificación. Cambia la palabra sexo por género sosteniendo acientíficamente que el sexo no es determinante en la vivencia sexual de las personas. Lo determinante sería el género, una característica exclusiva de la sexualidad humana y determinada por la cultura. No existe hombre y mujer, sino cuantas expresiones de género desee el individuo, ya que el género es considerado fluido y, por tanto, inestable. De aquí que la ONU, bajo el acrónimo SOGI (Sexual Orientation and Gender Identity) haya reconocido la homosexualidad, el lesbianismo, la bisexualidad, la Transexualidad y la intersexualidad. No es cierto que haya reconocido 120, tal como se difundió por parte del ex – abogado de la ONU Vitit Muntarbhorn.

El problema que se plantea en la Iglesia Católica no es tanto el que no tenga conciencia de las diversas orientaciones sexuales, sino más bien si deberían ser consideradas como una categoría de idéntico valor natural, o bilógico, a la heterosexualidad. Esto es sumamente transcendente en la medida que su reconocimiento como tal obligaría a replantearse, no tanto los necesarios derechos civiles de las diferentes orientaciones, en cuanto la deconstrucción de la célula natural de la sociedad: la familia constituida por hombre y mujer y su tradicional doctrina sobre la sexualidad humana.

La políticas de género que la ONU desea imponer es unívoca y no admite matices. No existen diferencias entre las diversas orientaciones e identidades sexuales. Por tanto, su política consiste  en imponerla como un derecho universal, declarando que cualquier institución o persona que no comulgue con ello, está en contra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pudiéndose tomar las medidas represivas que se consideren oportunas, independientemente del credo religioso.  

Con el mismo argumento, la Iglesia se vería obligada a aceptar la pluralidad de familias que se deriven de esta doctrina de género. No aceptarlas en absoluta igualdad de condiciones respecto a la familia tradicional, significaría no respetar sus derechos civiles. Aquí tampoco valen los argumentos de fe religiosa.

En materia de aborto

Dice el relativismo ético que no existen diferencias cualitativas entre el ser humano y cualquier otra especie animal. La dignidad humana es un constructo que deriva de un especifismo obsoleto. Por tanto, la creencia de que el ser humano presenta dignidad desde la concepción, es una creencia propia de los que afirman que el hombre y la mujer han sido creados a imagen y semejanza de Dios. Aún más, ni el feto ni el niño, realmente son personas en tanto en cuanto no adquieran consciencia de sí mismos. Algo que no sucede antes del año y medio o dos años.

Con estos planteamientos doctrinales se comprende fácilmente que el aborto es un instrumento maravillosamente eficaz para el control poblacional en un planeta que se considera superpoblado. Ya no se plantea el aborto como un drama, como un acto inmoral, sino como un método anticonceptivo apropiado cuando fallen otros métodos menos agresivos para la mujer.

Esta filosofía explica el por qué, a lo largo del tiempo, se ha pasado del aborto como una excepción sustentada en supuestos, a un derecho regulado por plazos. Estos plazos dependerán exclusivamente de las legislaciones nacionales. De aquí que haya estados que lo permiten hasta el mismo momento de nacimiento, lo que para algunos todavía  no deja de ser un infanticidio.

La postura de la Iglesia queda recogida en estas palabras del Papa Fnancisco: “¿Es correcto cancelar una vida humana para resolver un problema, cualquier problema? No, eso no es justo. ¿Está bien contratar a un sicario para resolver un problema? ¿Uno que mata la vida humana? Este es el problema del aborto. Científica y humanamente?” . Se comprenderá fácilmente el por qué los católicos estamos sometidos a la presión y vigilancia de ese “Gran Hermano” en el que se ha transformado la ONU.

¿Pero el por qué se focaliza esta lucha tan encarnizada sobre la Iglesia Católica?

  1. Porque la Iglesia Católica presenta a sus seguidores una moral individual y social que en muchísimos aspectos va en contra de las propuestas por el globalismo de la ONU. Sin embargo, esta no es la razón más importante. Hay que añadir otra a la que la ONU le pone más reparos.
  2. El globalismo de la ONU se enfrenta a la universalidad de la Iglesia Católica. Mientras otras religiones se encuentra delimitadas geográficamente, la Iglesia Católica es universal, obstaculizando especialmente los planes globalistas de la ONU.
  3. Por tanto, no es de extrañar que las agresiones mediáticas, las infiltraciones en el interior de la iglesia para ir minando su unidad, el gran enemigo a rebatir sea la Iglesia Católica. Por ello no es de extrañar que sin no se puede  con ella por presiones externas  e internas, la solución final será declararla ilegal por incumplimiento de los Derechos Humanos. Hay que marginarla, ridiculizarla, considerarla como una organización peligrosa frente a la libertad y la autonomía del individuo, una secta peligrosa que lava los cerebros de personas frágiles y vulnerables.

La Iglesia Católica está en peligro. Seamos resistentes. Mantengámonos fieles al mensaje de Jesús. Es nuestra única salvación, el no dejarnos manipular en nombre de un ateísmo que se vende con piel de cordero.

ACERCA DE admin

LAICADO TRINITARIO. LIBERTAD RELIGIOSA

Check Also

sec

NIGERIA: al borde del estado fallido

Obténgalo en .PDF El gobierno de Muhammadu Buhari no toma las medidas necesarias para atajar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a LAICADO TRINITARIO que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad