INICIO / BLOGS - COLABORACIONES / COLABORACIONES - JOAQUIN / La explotación sexual de menores, la nueva esclavitud infantil
Alt
Padres/madres solteros: un gran negocio sin apenas control

La explotación sexual de menores, la nueva esclavitud infantil

De dos mil cuatrocientos millones de menores en el mundo,  mil trescientos millones han sufrido violencia o negligencia física, emocional o sexual

Sabemos por los datos de la OMS que hay alrededor de dieciocho millones de menores abusados ​​en Europa

Esta entrada responde al hecho de que de que se ha descubierto el embrión de una red de vientres de alquiler por parte de grupos pederastas y cuya única finalidad era la obtención de bebés para utilizarlos en sus perversiones sexuales. Por otra parte, indagando sobre este aterrador episodio, he encontrado una entrevista realizada a un sacerdote que ha dedicado su vida a luchar contra esta lacra que, de una forma o de otra, se nos presenta tan vieja como el hombre.

Se le conoce en Italia como Don Fortunato Di Noto, es el presidente de la Asociación Meter volcada totalmente en la protección de la infancia víctima, especialmente, de abusos sexuales por parte de hombre y mujeres pederastas.

 En primer lugar, presentamos de forma resumida  la escandalosa noticia sobre el lobby que se está construyendo entre los pederastas, que aprovechan los vacios legales sobre los vientres de alquiler (maternidad subrogada) y, seguidamente, la interesantísima entrevista del Padre Fortunato, recomendada especialmente para padres, aunque no solo para ellos.

LA NOTICIA

La noticia salta al público en Alemania en 2017, aunque ha sido ahora cuando se ha realizado el juicio adquiriendo mayor relieve mediático. Se ha condenado a dos hombres pederastas por haber conseguido en Chipre un niño a través del vientre de alquiler con la única finalidad de utilizarlo para satisfacer sus deseos pederastas y compartir a través de Internet fotografías  y vídeos en donde se exponen sus fechorías.

Todo empieza con la obtención de la tutela de un niño en 2016, al que se lleva consigo a Berlín. Según consta en los videos y fotografías requisadas al pederasta Denis S. de 38 años y natural de Hellersdorf, los abusos comenzaron cuando el niño cumplió los dos años. Lo sorprendente de todo esto es que, a pesar de ser legalmente el padre del niño, Denis S. “ya en septiembre de 2017, el padre, soltero, fue condenado por distribuir material de pornografía infantil, se le condenó a 10 meses de prisión, aunque siguió en libertad condicional.” No fue hasta el 9 de octubre, cuando agentes de la Policía Federal Alemana, arrestaron al pederasta. El arresto se produce debido a las declaraciones contra Denis S. por parte de  un amigo suyo pederasta  arrestado en Filipinas por abusos de menores.

Ambos ya tenían planeado establecer una “red” de vientres de alquiler para conseguir niños y niñas con el único fin de prostituirlos y/o abusar de ellos. Ante las preguntas de la policía, el pederasta justificó la utilización de los vientres de alquiler diciendo: Me gustan los chicos de dos a ocho años”.  “Las imágenes no pueden reemplazar a un niño. Siempre ha sido mi objetivo tener un niño”.

Esta noticia quedará, posiblemente en el olvido, en tanto en cuanto, los vientres de alquiler, una nueva forma de esclavitud de la mujer que se extiende por el mundo al servicio en muchísimas ocasiones de desaprensivos y sin que las regulaciones nacionales se tomen en serio los graves peligros de se ciernen sobre la ya desprotegida infancia.

ENTREVISTA A DON FORTUNATO DI NOTO

Realizada por  Claudio Rossetti Conti en Pressenza

 ¿Podría presentarnos brevemente su asociación?

Don Fortunato di Noto, azote de los pederastas

Meter nació en Avola, en la provincia de Siracusa, en la parroquia de Madonna del Carmine, lugar donde comencé a desarrollar mi ministerio como párroco. En el 91 tuve una de los primeros ordenadores.  Además de haber escuchado las dramáticas experiencias de abuso de algunos niños, encontré las primeras imágenes y videos de pornografía infantil. Entonces no había leyes ni pautas con respecto a las nuevas tecnologías, así que pregunté qué podía hacer con esos niños abusados. Comencé a enviar quejas por fax, porque ni siquiera los fiscales tenían ordenadores. A partir de ese momento iniciamos una lucha, también con la ayuda de los medios de comunicación, en la que solicitamos intervenciones sobre el tema. Se iniciaron actividades de investigación específicas al respecto. Hoy hay leyes directrices y pronunciamientos contra la pedofilia y la pornografía infantil, mientras que en aquellos momentos no. Gracias a algunos parlamentarios pude hablar y mostrarle al ex presidente de la Cámara Luciano Violante lo que estaba pasando en Internet. En 1997, el Parlamento italiano fue el primero en el mundo en votar una moción contra la pedofiliaEsta moción lleva mi nombre. Partiendo de una pequeña comunidad provincial en las afueras del sur de Italia, hemos dado respuestas concretas a un fenómeno que comenzó hace treinta años.

Meter es una oficina altamente especializada en monitoreo de redes, especialmente en lo que respecta a la pedofilia, la pornografía infantil y el abuso infantil. Contamos con un centro de escucha y recepción de víctimas y también ofrecemos acompañamiento de un grupo de especialistas (psicólogos, psicoterapeutas, abogados y trabajadores sociales). En los últimos años hemos acogido y apoyado a más de 1.700 víctimas de abusos (maltrato, negligencia, abuso sexual, etc.). Debido a las medidas restrictivas  por la Covid-19, organizamos más de 380 conferencias al año en Italia y Europa. Fuimos a escuelas, universidades, diócesis, el mundo secular, cultural e intelectual. También contamos con un centro de cuidados polivalente para niños autistas.

La asociación Meter presenta anualmente un informe sobre informes de abuso y productos de pornografía infantil. ¿Qué indican los datos de 2020 en comparación con el año anterior?

Estamos reportando los datos de 2020 en nuestro portal , donde puedes consultar todos los informes de años anteriores. Antes de darles algunos números, me gustaría explicar su lógica, ya que no es una estadística elaborada. Los números que ofrecemos representan el compromiso de OSMOCOP (Observatorio Mundial contra la Pedofilia) y también de Meter. Los informes también muestran un trabajo de análisis científico: por ejemplo, se informan los perfiles de pedófilos, se muestra el avance de la pornografía infantil en el mundo, cómo se mueve y se estructura.

En 2020 los informes han aumentado mucho y sobre todo está aumentando enormemente la producción y difusión de los abusos que sufren los niños. Estamos hablando de millones de niños involucrados, que van desde recién nacidos (el fenómeno de la infantofilia) hasta los 12/13 años. El pedófilo prefiere los niños prepúberes, desde los 14 años hablamos de la explotación de menores con fines sexuales. Lo que yo llamo “la digitalización del cuerpo sexual”, es decir, su exposición, es uno de los fenómenos endémicos y muy presentes en los que las organizaciones criminales juegan su papel. Éstos han olfateado el trato en la comercialización de niños y en la producción de pornografía infantil a través de canales bien definidos y definidos en los que el flujo económico es casi imposible de cuantificar con la complicidad de muchos factores.

¿Qué factores?

Según datos de la OMS, hay dos mil cuatrocientos millones de menores en el mundo; de estos mil trescientos millones han sufrido violencia o negligencia física, emocional o sexual.

Si la mitad de la población mundial es abusada (el abuso sexual es solo una forma, aunque muy presente), entonces existe una forma desviada de percibir al niño y de concebir la sexualidad. Necesitamos reflexionar sobre cómo percibimos a los niños, con una visión condicionada por el poder de los medios de comunicación y la globalización. Hay factores culturales, antropológicos de las periferias entendidas no solo territorialmente, sino también en nuestras familias. Hay mucho amor y pobreza en las relaciones.

En la pedofilia y la pornografía infantil hay dos niveles: el primero está relacionado con la delincuencia, mientras que el segundo está relacionado con el aspecto pseudocultural. Hay un movimiento bien estructurado y definido de sujetos que se autoproclaman pedófilos y tratan de normalizar la posibilidad de vivir el amor e incluso las relaciones sexuales con los niños. Los lobbies pedófilos están muy estructurados en el mundo y se sustentan en márgenes culturales, filosóficos, psicológicos, antropológicos e históricos, según los cuales la pedofilia no es un malestar, sino un fenómeno que siempre ha existido. No fue condenado porque era una relación entre el pedagogo y el discípulo en la que el conocimiento se transmitía a través de la sodomía. Estos grupos también argumentan que la pedofilia es el último tabú sexual que hay que derrotar, como sucedió con la homosexualidad y la definen como una orientación sexual, un simple hecho natural y no una desviación, o un trastorno de la personalidad. Se definen como pedófilos virtuosos que no quieren hacer daño a los niños, ya que pueden expresar su consentimiento, incluso si son menores de edad.

Esto no es la obsesión de un sacerdote: si buscas en Internet encontrarás enormes portales donde se recaudan fondos y se plantean hipótesis para justificar la pedofilia. Es un mundo enorme y no hay país en el mundo donde no se presente este tipo de justificación de la pedofilia cultural. Es un intento constante, como la gota que cava la roca. Algo se está haciendo para contrarrestar estos movimientos: por ejemplo, se ha establecido en Europa el Convenio de Lanzarote, que ha tipificado como delito la divulgación o justificación de la pedofilia, incluso a través de las redes sociales.

Soy el enemigo número uno de la pedofilia cultural y he recibido numerosas amenazas del antiguo partido pedófilo holandés. Debemos trabajar todos juntos para hacer que la infancia sea más pacífica y para ello hago un llamamiento a las diversas asociaciones que tienen este tema en serio.

¿Por qué los medios de televisión no hablan de este tema?

La cuestión de la pedofilia es transversal y compleja, tiene vínculos entrelazados y por tanto hablar de ella significaría dar a conocer fenómenos escandalosos e intolerables. Sin embargo, es necesario informar el abuso con la debida cautela. Hablar de maltrato infantil paraliza, traumatiza y narcotiza; una persona sensible no puede aceptar estos fenómenos tan graves. Es necesario que los medios amplifiquen la denuncia y ayuden a la ciudadanía a involucrarse cada vez más. ¿Es o no un crimen contra la poca humanidad? ¿Por qué no hablamos de ello cuando sabemos por los datos de la OMS que hay alrededor de dieciocho millones de menores abusados ​​en Europa? ¿No es una tragedia?

Las celebridades del mundo del espectáculo y la política hablan de violencia contra las mujeres, pero ¿por qué no hablan también de abuso infantil? ¿Quizás porque es un tema incómodo?

¿Cuál es su posición con respecto al abuso infantil cometido dentro de la Iglesia y a menudo encubierto por las autoridades eclesiásticas?

Creo que debemos reiterar con gran serenidad que la Iglesia no tiene absolutamente ningún miedo de exponerse y decir la verdad. Hubo un problema grave, donde el lobby del silencio permitió el cierre, la remoción y la imposibilidad de gestionar este escándalo vergonzoso, pero esto también pasa en la sociedad.

Por supuesto, hay sacerdotes pedófilos, pero no olvidemos que también hay magistrados pedófilos, psicólogos pedófilos, abogados pedófilos, maestros pedófilos, padres pedófilosNo es la categoría la que hace al pedófilo, es el sujeto quien tiene responsabilidades personales. El abuso es siempre abuso. Y no creo que si un magistrado pedófilo fuera investigado y condenado, todo el poder judicial tendría que ser acusado.

Es fundamental decir que la Iglesia siempre se ha puesto del lado de los niños: ante miles de sacerdotes acusados, juzgados y condenados por haber cometido graves hechos personales, todavía hay cientos de miles de otros sacerdotes que, en el Los campamentos fronterizos, en los lugares donde se abandona la infancia, hacen todo lo posible para que ningún niño sea violado, sino que siempre se lo ayude. De hecho, hay casi una estrategia cultural, y eso es lo que lamento y eso no ayuda a nadie.

Hoy ya no somos el año cero. Se debe hacer cada vez más con responsabilidad, transparencia y la capacidad de proteger a los menores y a las personas vulnerables sin dudarlo. Todos estamos llamados a hacer nuestra parte responsablemente.

Como padres, ¿cómo podemos evitar que nuestros hijos caigan en la red de pedofilia?

Los padres deben asumir la responsabilidad de ser padres y educadores; no pueden delegar este papel en la escuela, la Iglesia o la sociedad. Los padres han confiado el papel de transmitir la vida, su belleza y sus valores a niñeras o smartphones. No se pueden dar a los niños herramientas como Internet o teléfonos inteligentes, ya que no sabemos quién está al otro lado de muchos chats. Los niños deben ir acompañados de los padres, quienes deben tener una orientación clara para dar a sus hijos. La orientación viene del amor, es decir, de la capacidad, alcance y rol en el que me encuentro, sabiendo que el otro daría su vida por mí.

En una sociedad globalizada que tiene el poder de manipular nuestras mentes desde el punto de vista psicológico y más allá, debemos tener la capacidad de crear la valla protectora contra la deriva y el naufragio en islas desiertas. Es necesario activar nuevos procesos educativos con creatividad en un mundo que necesita todo esto.

ACERCA DE Joaquín Díaz Atienza

Laico Trinitario de la Freternidad de Granada. Médico; Master en Psicobiología y Neurociencia Cogitiva; Dr. en Neurociencias; Especialista en Psiquiatría Infantil; Diplomado en Metodología y Epidemiología Clínica; Master en Bioética.

Check Also

Al

Mozambique: El Programa Mundial de Alimentos de la ONU es insuficiente ante la masacre de Cabo Delgado

Obténgalo en .PDF The Christian Councils of Suthern Africa, pide desesperadamente ayuda urgente para poner …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Laicado Trinitario (Joaquín Díaz Atienza).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a LAICADO TRINITARIO que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web contiene cookies para indicar información sobre su origen geográfico. Ninguna otra información es almacenada, excepto si usted la proporciona  a través de los formularios.    Más información
Privacidad